Recomendar
Compartir

yoga para adelgazar
 
 
 

Yoga para adelgazar

En el presente artículo queremos acercar al lector algunas consideraciones que consideramos serán de gran utilidad al momento de pensar en ejercicios de Yoga para adelgazar.

Se trata, así, de echar luces sobre aspectos clave en la práctica de la milenaria disciplina, atendiendo al fin de perder peso.

 
 

Técnicas que persiguen este fin

Es fundamental destacar, antes que nada, que la ejercitación del Yoga para adelgazar parte de la misma base que cualquier otra actividad física, a saber: Es el trabajo aeróbico lo que permite a la persona deshacerse de la grasa corporal excesiva y no, como muchos erróneamente creen, el trabajo localizado. Por trabajo aeróbico se entiende toda aquella práctica que conlleva la puesta en funcionamiento de un ritmo respiratorio (trotar, nadar, andar en bicicleta, entre otros), mientras que la expresión "trabajo localizado" refiere la ejercitación de una zona determinada (levantamiento de pesas es el más común).

El Yoga, una propuesta integral al momento de encarar el problema del sobrepeso.

Partiendo de lo anterior, señalamos a la milenaria disciplina como una estrategia certera a la hora de buscar un camino que ayude a adelgazar. Enfatizamos la palabra "estrategia" porque se trata, no de una metodología exigente, que busque obtener resultados rápidos, sino, todo lo contrario, de un "avanzar paso a paso" hacia la meta de devolver al cuerpo su peso apropiado.

Sobre la base de lo antes dicho vale destacar que -por lo que refiere a los ejercicios en concreto- el Yoga para adelgazar partirá de la práctica sistemática de milenarias técnicas de respiración para ir agregando, luego, una rutina de movimientos y posturas cuyo norte será despertar el metabolismo dormido de la persona. Así, vemos que no se trata aquí de ir a un gimnasio en el cual "matarse" para bajar rápidamente algunos kilos. ¡Para nada! La idea es, antes bien, comenzar con tranquilidad, respirando, para luego sí, ir agregando pautas de ejercitación dinámica que pongan en funcionamiento el sistema motor de la persona.

Las ventajas de esta estrategia de trabajo son verdaderamente enormes, ya que los sistemas de ejercitación para adelgazar propios de la cultura física occidental no hacen más que extenuar al practicante con una sobre-exigencia inadecuada de rutinas, lo que suele conducir, no solo al abandono del tratamiento, sino, peor todavía, a recaídas que llevan a un estado de sobrepeso incluso peor que aquél que inicialmente motivo el inicio de la terapia.

Consideraciones prácticas sobre el cuerpo.

Por lo que respecta a señalamientos que sobre la base de nuestra experiencia podamos hacer en concreto, recomendamos a quien esté pensando en practicar Yoga para adelgazar el acercamiento inicial al, así llamado, Hatha Yoga. Se trata de una forma específica de la milenaria disciplina en la que el énfasis está puesto sobre el hacer, dejando de lado ciertas consideraciones filosóficas que pueden ser propias de otras escuelas.

Por lo demás, desaconsejamos enfáticamente la práctica "en soledad", advirtiendo que para una persona con sobrepeso puede llegar a ser, incluso, peligrosa, ya que si las posturas y movimientos se ejecutan mal pueden conllevar al deterioro de ciertas partes del cuerpo (sobre todo de la columna vertebral). De este modo, quien desee adelgazar recorriendo el camino del Yoga, se verá en la necesidad de buscar un maestro o asistir, mejor todavía, a una institución de enseñanza.

Por lo que a las Ásanas (posturas) respecta, recomendamos iniciarse con el trabajo del "Saludo al sol", que es una de las rutinas más antiguas que la milenaria disciplina conoce. Es aconsejable, así mismo, ir introduciéndose de a poco en la ejercitación de "La flor de loto" ya que, si bien se trata de una postura eminentemente meditativa, ayuda a equilibrar la estructura ósea del cuerpo, favoreciendo una dinámica activa del metabolismo de la persona. Por lo demás, ejercicios tales como "La vela", u otros sobre el plano vertical (sostener el cuerpo sobre la cabeza), no deberán encararse al inicio, siendo que requieren de un cuerpo relativamente equilibrado en sus diversos aspectos.

 

Consideraciones importantes sobre la mente

 

Como sin dudas podrá reconocer quien lo padece, el sobrepeso no es un problema de salud relacionado exclusivamente con el aspecto físico de la persona, siendo que involucra, así mismo, su constitución psíquica y emocional. En este sentido, y de entre todas las emociones aflictivas que atentan contra el bienestar del ser humano, es sin dudas la ansiedad aquella que, por lo menos a nivel de la acción, conlleva a mayores desequilibrios de la masa corporal.

En tanto tradición espiritual, que estimula el aspecto físico a la par que desarrolla las capacidades mentales y emocionales del sujeto, no dudamos en afirmar que el Yoga para adelgazar se presenta como una de las alternativas más exitosas para todo aquello que respecta el tratamiento de la ansiedad. Sobre la base de precisas indicaciones para la ejercitación de técnicas de la respiración, el practicante ira experimentando una inescapable "pacificación" de su alborotada conciencia afectiva, lo que redundará en posibles cambios de conducta alimentaria que permitan, a su vez, alcanzar la meta de bajar de peso.