Recomendar
Compartir

yoga metodo derose
 
 
 

Yoga método DeRose

En esta oportunidad es nuestra intención abordar la búsqueda Yoga método DeRose aportando algunas consideraciones de tipo general que resulten de utilidad para aquellos que, o bien buscan acercarse a este verdadero método Yogui, o bien ya se han iniciado recientemente en la práctica.

El Yoga método DeRose es, como la expresión misma lo pone de manifiesto, una reinterpretación metódica -en el sentido se sistemática- de la milenaria disciplina. Abarca todos los distintos miembros sobre los que se estructura la tradición: ejercicios posturales, a nivel físico; consideraciones filosóficas, a nivel conceptual; recitación de mantras y enseñanza de sutras, a nivel espiritual.

 
 

Sus fundamentos

El Yoga método DeRose (también conocido como Svāsthya Yoga) lleva dicho nombre en honor a su creador, el Yogui brasileño Luiz Álvares DeRose, uno de los maestros más importantes del continente americano; hombre profundamente conectado con la milenaria disciplina y uno de los grandes "ingenieros" del puente que -cada vez más- aúna las tradiciones espirituales de oriente y occidente.

La propuesta.

El Yoga método DeRose tiene por norte fundamental el constituirse como una legítima reinterpretación de las enseñanzas más profundas del Yoga, entendiendo que, para que la antigua tradición no muera y, aún más, se expanda por la tierra, es necesario adecuarla, de manera clara y precisa, a las necesidades de los practicantes modernos (en particular los occidentales).

En primera instancia, la propuesta aleja definitivamente las técnicas posturales y respiratorias de sus orígenes religiosos hinduistas, creando el espacio necesario para que la milenaria disciplina pueda resultar accesible a las personas de todo el mundo, sin importar sus afinidades simbólicas.

La idea capital del Yoga método DeRose es guiar al practicante, paso a paso, de tal modo que pueda hacerse en sí mismo con los frutos imperecederos que implica transformarse en el amo y señor de la propia conciencia, tanto física como mental. En este sentido, se empieza por aprender las técnicas de respiración llamadas "de retención", a la par que se introduce al ejercitante en el conocimiento de las posturas fundamentales. A continuación, una vez que el discípulo ha ganado confianza en "las bases" de la enseñanza, se procede con las instrucciones meditativas, destinadas a lograr la "calma mental", generando un espacio de confort interior desde el cual avanzar, aún más, sobre las verdades espirituales profundas. Así, por último, se llega al punto en el que el maestro transfiere directamente las enseñanzas a sus discípulos, revelándolas como mantras (recitaciones cantadas), sutras (enseñanzas de la palabra que resultan incomprensibles para quien no se ha preparado) y mudras (gestos de las manos).

Visto y considerando lo antedicho, puede apreciarse ya, claramente, que el Yoga método DeRose planeta, desde el vamos, la posibilidad de un verdadera transformación espiritual, lo que dista mucho de constituirlo, simplemente, en una propuesta asociada exclusivamente a la actividad física. Se trata -si se nos permite la expresión- de un legítimo intento de "traducción" de los aspectos más difíciles del Yoga clásico: una puesta a punto para universalizar, en la medida de lo posible, el acceso a los inmensos potenciales de la milenaria disciplina.

La práctica.

Técnicas de la respiración: En sus rudimentos, el Yoga método DeRose enfatiza la importancia de aprender a retener por tiempo sostenido la respiración. La esencia fundamental de esto versa sobre la inmensa eficacia que dichas técnicas tienen al momento de pensar en herramientas que logren relejar a la persona, confiriéndole la capacidad de no sucumbir a sus fantasías temerosas, a sus emociones aflictivas… en fin, a todo lo que le hace mal. Luego, por lo que hace a un nivel de ejercicios ya avanzado, se pondera la importancia de descubrir el ritmo respiratorio propio de la persona.

Posturas: El método parte de la enseñanza de las posturas clásicas para ir avanzando luego, gradualmente, sobre muchas reinterpretaciones propias. Se caracteriza por entrenar exhaustivamente la resistencia muscular del practicante, aplicando la premisa: "esforzar sin forzar". Por lo demás, una de sus características esenciales es el señalamiento permanente de la atención sobre lo que se hace. Para ello, se le propone al discípulo entrenar considerando que tiene, frente a sí, a alguien que lo está mirando.

Meditación: La meditación es el término medio del Yoga método DeRose. Es aquí donde se dividen las aguas entre los discípulos principiantes y avanzados. Porque aquél que no logra experimentar la calma del estado natural de la mente no es capaz entonces, tampoco, de acceder a las enseñanzas que permitan las experiencias más profundas y duraderas.

 

Mantras, sutras y mudras

 

Si bien se trata de tres palabras inseparablemente asociadas a la tradición budista, no debe entenderse por ello una propuesta de tipo religioso sino, antes bien, una experiencia directa de tipo espiritual.

Estos tres formatos -el de la recitación cantada, la palabra pronunciada y el movimiento de las manos- constituyen el único soporte disponible para transmitir un conocimiento que solo se puede alcanzar "desde adentro".