Recomendar
Compartir

yoga beneficios
 
 
 

Beneficios del yoga

La tradición espiritual hinduista, desde la que nace y se desarrolla la milenaria disciplina, considera que la conciencia humana está estructurada sobres tres registros interrelacionados.

En el presente artículo es nuestra intención aproximarnos a la consideración de los beneficios del yoga, partiendo de la base de cada uno estos registros.

 
 

¿En que nos ayuda?

En primer lugar -aunque sin asignarle por ello mayor importancia- encontramos el registro correspondiente al cuerpo físico. El mismo está localizado en un punto determinado, que se ubica en el centro de la frente. Es decir: allí donde los hindúes se pintan el tercer ojo.

Luego tenemos el registro propio de la capacidad de fonación, que es lo que permite a las personas articular las palabras y, por lo tanto, el lenguaje. El punto que determina dicha capacidad es la garganta. Por último -pero no menos importante- encontramos el registro correspondiente al cuerpo emocional. En este caso, el punto en cuestión está en el centro del pecho (entre los pectorales).

Siguiendo con lo anterior, podemos ahora decir que los beneficios del yoga devienen de la ejercitación, que va "despertando", paulatinamente, la conciencia completa de dichos registros, permitiendo al practicante avanzar hacia el pleno reconocimiento de sus capacidades naturales, hasta lograr alcanzar, con el tiempo, la sabiduría y su consecuente fruto: el bienestar sostenible.

El cuerpo físico: Los beneficios del yoga referidos a este punto involucran tanto la capacidad motora de la persona como, también, las funciones cardiovasculares. En el primero de los casos, a través de la ejercitación de las posturas y los movimientos, se logra tonificar la musculatura, a la par que se incrementa, así mismo, su elongación y resistencia. Luego, a nivel óseo, se fomenta el desarrollo de un equilibrio estructural, subsanando las dificultades propias de habituarse a posiciones de trabajo incorrectas (en la oficina o frente a la computadora, por ejemplo). Por último, a nivel cardiovascular, la práctica de técnicas especificas de la respiración garantizan el buen funcionamiento del metabolismo, oxigenando la sangre de manera apropiada, reduciendo el exceso de grasa corporal y aumentando la capacidad pulmonar.

En este sentido, es fundamental aclarar que los beneficios del yoga referidos al cuerpo físico no se apreciarán de inmediato, ya que su característica primordial es el avance gradual y bien afianzado (a diferencia del gimnasio, por ejemplo). De este modo, será necesaria la continuidad en la ejercitación para poder, a la postre, disfrutar de sus muy estables frutos.

Fonación: La posibilidad de desarrollar la capacidad del habla constituye, probablemente, uno de los beneficios del yoga menos señalados a la hora de abordar el tópico que ahora nos ocupa. Se trata, sin embargo, de una de las características más destacables de la milenaria disciplina; aquella que puede poner al practicante en relación armónica con su voz.

En primera instancia, es fundamental hacer notar que la capacidad de fonación humana parte, antes que nada, de su forma de respirar. Así, por utilizar una expresión popular, podríamos afirmar: "Dime cómo respiras y te diré como hablas". En vistas de esto afirmamos que la práctica asidua de las Ásanas (posturas) junto con las técnicas de respiración conllevará, necesariamente, al desarrollo de una voz más clara y menos susceptible a padecer agotamiento de las cuerdas bocales. Señalamos aquí, entonces, una herramienta que debe ser muy bien considerada por todos aquellos profesionales que, en su labor cotidiana, utilizan la voz para trabajar.

Cuerpo emocional: Entre los beneficios Yoga más destacables podemos mencionar, sin duda, la posibilidad de alcanzar una vida sentimental estable, no agitada por ego-ismos compulsivos que arrastran a la persona a ser esclavo de sus pasiones.

Recientes estudios científicos han demostrado que la emocionalidad del sujeto está en perfecta consonancia con el modo en que respira. Pero sin irnos hasta la ciencia dura, fíjate tú mismo, lector, si cuando te enojas eres capaz de respirar lentamente. Llevar la propia atención a la respiración es una forma antiquísima de dar tratamiento curativo a los sentimientos aflictivos, lo que conlleva, a la par, ventajas innegables en tópicos de la salud tan importantes como el stress.

Así, el practicante asiduo de la milenaria disciplina encontrará que -no por arte de magia- sus relaciones afectivas se estabilizan, redundando en una comunicación más directa y exacta con su pareja, su familia, sus amigos, sus colegas de trabajo y, en fin… con los todo los "otros".

 

Consideraciones para terminar

 

Es importante decir que en el presente artículo solo hemos querido presentar una suerte de esquema al respecto de lo que consideramos son los puntos más sobresalientes de los beneficios del yoga. Partiendo de ello, esperamos que el lector sepa entender que la ejercitación constante conllevará, a nivel real, frutos que no pueden anticiparse en ninguna clase de aproximación teórica. Se trata, entonces, de reconocer que los verdaderos beneficios del yoga son aquellos que cada practicante es capaz de descubrir para sí mismo.

Por último, no queremos dejar de mencionar la importancia que tiene iniciarse en la milenaria disciplina de la mano de un maestro. Esto es fundamental, puesto que solo la ejercitación correcta de las posturas, los movimientos y las respiraciones llevará a la certeza de un crecimiento integral del practicante, y esto necesita, obviamente, de la guía certera de alguien que tenga conocimientos y experiencia.