Recomendar
Compartir

tienda yoga
 
 
 

Tiendas de yoga

En el presente artículo queremos abordar la búsqueda tienda de yoga desde aspectos distintos.

Pensando tanto en el comprador, que desea encontrar un lugar donde conocer y comprar objetos e implementos diversos, como en el comerciante, que busca algunos consejos que puedan ser de utilidad a la hora de plantear la apertura o expansión de su negocio.

 
 

Yoga para todos

Para el comprador:

Cuando nos acercamos a la consideración de tienda de yoga desde la perspectiva del comprador podemos pensar en una persona cuyo interés está marcado, o bien por una búsqueda de implementos que le permitan profundizar su práctica, o bien por aquella cuyo sentido fundamental está determinado por la estética.

Sea como fuere -en primera instancia- no dudamos en afirmar que la mejor tienda de yoga está en la propia Internet. No conocemos, en nuestra experiencia, implemento para la ejercitación de la milenaria disciplina que no pueda conseguirse en la red de redes, y lo mismo vale para libros, artesanías, decoración o lo que sea que se esté pensando.

Por lo demás, aquella persona que esté a la búsqueda de locales a los que poder ir personalmente para ver lo que hay, encontrará que -después de más de treinta años de fuerte avance del Yoga en occidente- no existe urbe que no tenga alguna de dichas tiendas. En este sentido, si pensamos en quien pretende comprar implementos para la práctica concreta, vale la pena recordar que no es necesario ir a una tienda de yoga especializada. Considérese que muchos de los artículos propios de la ejercitación pueden obtenerse en comercios tales como casas de deporte o, mejor aún, fabricantes directos de insumos para gimnasios convencionales (que abundan en todas las grandes ciudades).

Si, de manera distinta, se está pensando en objetos estéticos, como ser tapetes alfombras para el hogar, esculturas de los dioses, ropa, etcétera, entonces la necesidad de encontrar un comercio especializado en el rubro crecerá en importancia.

Desde nuestra experiencia de compradores de artículos simbólicos podemos recomendar al lector que trate de ponerse en contacto con comerciantes mayoristas y no con una tienda de yoga refinada. Decimos esto porque las más de las veces los dueños de dichos locales mayoristas son directamente indios y -como es fácil de entender- nadie sabe más que ellos a la hora de asesorar. Por lo que a la calidad de los productos respecta, insistimos con lo mismo: Las tiendas importadoras son las que pueden acceder a las mejores piezas, ya san artesanales o a gran escala, y si logra llegar a un arreglo no habrá problemas en hacer reservar alguna para usted.

Para el comerciante:

Aquella persona que esté pensando en poner una tienda de yoga debe tener en consideración que el mejor negocio está en vender artículos estéticos antes que implementos. En este sentido, una alternativa viable es entrar en contacto con artesanos locales que puedan dejar su obra en comisión, cosa que con las grandes casas mayoristas e importadoras no es posible.

De todo cuanto en una tienda de yoga pueda ofrecerse -a nivel estético-, la experiencia de nuestros comerciantes conocidos dice que lo que "mas sale" son los sahumerios Nagchampa (marca líder en el rubro), seguidos de ropa, libros y, por último, artesanías en madera (antes que en metal o piedra). Por otro lado, a nivel del negocio, debe considerarse que ítems tales como té tibetano, llamadores de ángeles, fuentes, lámparas de sal, velas y, en fin, todo lo que esté relacionado al cuidado estético del hogar y la persona, han de ser productos complementarios que no pueden faltar.

Por lo que a la puesta de la tienda de yoga respecta, una vieja táctica es mostrar en vidriera alguna artesanía grande y muy bien lograda (una escultura de Shiva tallada en madera, por ejemplo) cuyo porte servirá para atraer clientes interesados en la "mística de oriente", fomentando la idea de que al entrar al local estarán entrando, también, a una especie de templo. En este sentido, no estará mal tener varios inciensos prendidos, como para alentar la fantasía consumista.

 

Consejos oportunos

 

A la par, apréciese que estamos en una época en la que vender imágenes es más fácil que vender cosas. Así, cuide en todo momento la estética de su tienda de yoga y, cuando le toque atender al público, recuerde que será fundamental tratar de no apurarse a la venta, mostrando ansiedad, puesto que se trata de una clientela que, en líneas generales, busca sentir que al comprar artículos tradicionales de la cultura india -o budista, o japonesa, o lo que fuera relacionado a oriente- se está acercando a un camino de paz, amor y "armonía zen".

Por último, lo que vale para el comprador es así mismo valido para el vendedor, de modo que no deje de considerar la posibilidad de comercializar artículos de tienda de yoga Internet. Además, encontrará en la red de redes la mejor herramienta para localizar proveedores, a la vez que podrá evaluar la calidad y los precios de su oferta en comparación con la de otros competidores.