Recomendar
Compartir

mat para yoga
 
 
 

Mat para yoga

Con el presente artículo tenemos la intención de continuar nuestro acercamiento a los distintos accesorios por los que el practicante puede optar a la hora de aplicarse a los ejercicios de la milenaria disciplina.

A diferencia de lo que ocurre con otros ítems, como ser por ejemplo las alfombras, el mat para Yoga constituye un implemento que, lejos de tener que ver con la estética, está diseñado pura y exclusivamente para la práctica. De este modo, las líneas que siguen están destinadas a todo aquél lector que ya haya dado el primer paso y se encuentre ejecutando las Ásanas.

 
 

Ventajas de éstos elementos

Estrictamente hablando, el mat para Yoga no es más que una pequeña alfombra de goma. Se trata de un accesorio ideado para facilitar al practicante el contacto con el suelo, ya que la milenaria disciplina cuenta en su repertorio con varias posturas y movimientos que resultarían demasiado "duros" si tuvieran que practicarse directamente sobre el piso. Por lo demás, otra ventaja destacable de este implemento es, dada su constitución gomosa, la capacidad que tiene de ofrecer a la persona una superficie de fricción sobre la que no patinarse a la hora de ejercitar. O, dicho de otra manera: la capacidad de confiar en una tracción firme.

En este sentido, es importante señalar que el mat para Yoga, como todo el resto de artículos disponibles para el Yogui, no debe adoptarse como algo necesario sino, antes bien, como una ayuda inicial, que luego podrá ser dejada de lado. De esta forma, consideramos y afirmamos que es correcto apoyarse al principio en este tipo de facilidades materiales, pero teniendo presente que, eventualmente, lo mejor será trascenderlas.

Consideraciones específicas:

A diferencia de una alfombra, el mat para Yoga suele ser un artículo que el practicante traslada de un lado a otro, llevándolo allí donde el momento de la ejercitación se hace presente. En vistas de esto, hablamos de un ítem cuya calidad estará en relación directa con el peso, primero, y con el tamaño, segundo. Por lo que al peso respecta, recomendamos la adquisición de un mat para Yoga lo más liviano posible, privilegiando aquellos que están fabricados con PVC de mayor cuidado ecológico. Esto permitirá, no solo un buen agarre para el practicante, sino también un poco de conciencia medioambiental.

En lo que refiere al tamaño, no será necesario pensar en un artículo demasiado grande, ya que muchas de las posturas que facilita este implemento no requieren de superficies extensas. Por lo demás, pensando en la durabilidad, será aconsejable comprar algún mat para Yoga cuyo grosor no sea menor a cinco milímetros, ya que el uso frecuente y sostenido irá desgastando su volumen, conllevando a la posible pérdida de funcionalidad (posos).

En última instancia, será también oportuno considerar la textura del artículo. Aconsejamos que sea lo más suave posible, aunque recordando que no debe permitir deslizamientos. En la actualidad, existe una estándar relacionado a este punto que se conoce con el nombre de "tecnología soft" o, también, "tech soft".

A la hora de la práctica:

El mat para Yoga facilita muchas de las posturas del Yoga clásico, evitando dolores en ciertas partes del cuerpo que, cuando están en contacto directo con el piso, no suelen pasarla nada bien. Así, en la Ásana conocida como la "Flor de loto", por ejemplo, no cabe duda que serán las piernas las que salgan mayormente beneficiadas al utilizar este implemento, sacando ventajas de una superficie de apoyo acolchonada, que les permitirá resistir por más tiempo el peso que sobre ellas ejerce la parte superior del cuerpo.

Esto no significa, sin embargo, que la postura mencionada no pueda practicarse directamente sobre el suelo. Incluso por el contrario, cuando la "Flor de loto" está bien lograda -lo que suele llevar algunos años de entrenamiento-, permite un equilibrio estructural que distribuye el peso del cuerpo de la forma más natural posible, pudiendo entonces practicarse cómodamente sobre cualquier tipo de superficie.

La otra Ásana clásica en la que el mat para Yoga muestra innegables ventajas es la conocida como "La vela", en la que el ejercitante se yergue dado vuelta sobre el eje vertical, sosteniendo el peso de su físico, no sobre los pies, sino sobre el cuello. Aquí, como es fácil de reconocer, la superficie mullida del artículo ayudará a concretar la postura de manera más cómoda y segura (ya que la realización de la misma sobre el suelo no es recomendable para ejecutantes que acaban de iniciarse en la milenaria disciplina).

Por último, vale destacar que los mat para Yoga ofrecen también su utilidad estando enrollados, ya que pueden constituir un soporte valido sobre el que sentarse al momento de practicar la meditación, o una especie de almohada al momento de querer descansar el cuello.

 

Para comprar

 

No cabe duda que el mejor lugar para comprar accesorios es la Internet, y el mat para Yoga no es la excepción a esta regla.

Si, por el contrario, el lector se rehúsa a adquirir un producto que no ha tenido la posibilidad de tocar con sus propias manos, lo más aconsejable será entrar en contacto con algún fabricante de artículos para gimnasio, que abundan en todas la grandes urbes.