Recomendar
Compartir

accesorios para yoga
 
 
 

Accesorios para yoga

En las líneas que siguen queremos acercarnos a la consideración general de aquellos accesorios para Yoga que en la práctica resultan más apropiados, presentando una suerte de guía con la que el lector pueda despejar sus dudas.

Antes que nada, es importante destacar que la utilización de accesorios para Yoga está profundamente relacionada con la incursión que, desde ya hace muchos años, viene teniendo la milenaria disciplina en la parte occidental del mundo. Esto no debe llevar a interpretar, sin embargo, que las posturas y movimientos no pueden ser ejecutados sin la ayuda de estos implementos que -como hemos dicho en otros artículos- deben apreciarse como una facilidad inicial y no como una necesidad.

 
 

Productos fundamentales

Mat para Yoga: Tenemos aquí el artículo más difundido a la hora de pensar en accesorios para Yoga. Se trata de una suerte de pequeña alfombra de goma, cuyo propósito esencial está en amortiguar el contacto del ejercitante con el piso al momento de practicar las posturas. Constituye una herramienta útil para aquella persona cuyo cuerpo -adormecido por descansar en una cama, encorvado por sentarse siempre en sillas y, en fin, apartado de su contextura natural por estar la mayor parte de su tiempo adoptando posiciones inapropiadas- se vería demasiado castigado si, de repente, se viera arrojado a practicar las posturas directamente sobre el piso.

Colchonetas para Yoga: Se trata de otro importante ítem a la hora de acercarse a la consideración de accesorios para Yoga, aunque -desde nuestra experiencia- mucho menos recomendable que la utilización de un mat. La principal diferencia entre uno y otro está en su altura, primero; su peso, segundo; y su tamaño, por último. En este sentido, la altura de las colchonetas para Yoga suele rondar los diez centímetros como mínimo, lo que a nuestro entender significa una superficie demasiado mullida para la práctica de la milenaria disciplina. Por lo demás, en relación a su peso y tamaño, hablamos de un artículo no del todo apropiado para ser transportado e, incluso, difícil de guardar, ya que no se enrolla.

Cinturón para Yoga: No se trata de moda, ni de estética. Este no es un cinturón que se compra para que no se nos caiga el pantalón. Desde la perspectiva de la práctica, hablamos aquí de uno de los accesorios para Yoga más utilizados por los practicantes de nivel inicial e, incluso, intermedio. Su función suele ser la de conectar las manos y los pies del ejecutante, para lograr ejercer, así, una palanca que ayude a alcanzar la postura deseada, pudiendo ayudar después, también, a sostenerla por más tiempo. Su utilización no es recomendable sin la guía de un maestro, ya que el artículo no tiene por norte un trabajo de fuerza, sino de disposición corporal. En este sentido, hay que ser muy cuidadoso a la hora de utilizar el cinturón para Yoga.

Block para Yoga: Se trata de una suerte de ladrillo, que puede estar hecho tanto de material plástico como de madera e, incluso, piedra. Su función entre los accesorios para Yoga es la de brindar al practicante un desnivel -como un escalón, si se quiere- que le sirva para apoyar las piernas y los pies en aquellas posturas donde el peso del cuerpo descansa sobre los brazos y las manos o, también, sobre el cuello y la parte superior de la espalda.

Columpio de inversión: Es una especie de arnés, cuya funcionalidad encuentra cabida en la práctica de posturas invertidas que, a diferencia del block, no pretenden llevar el peso del cuerpo a los miembros superiores. Se trata, sin duda, de un implemento propio de las aulas, y no de un artículo que se suela comprar para tener en casa. Por lo demás, su utilización deberá estar siempre controlada por el maestro, quien sabrá decir en qué casos vale la pena su utilización.

Soportes para le meditación: Salvo en los casos de ejercitantes muy avanzados, la práctica de la meditación suele realizarse sobre el apoyo de algún implemento mullido, que sirva para separar los glúteos del nivel del suelo, favoreciendo de esta forma el enderezamiento de la columna vertebral. Para tales fines, se han diseñado numerosos accesorios para Yoga, entre los que se destaca el llamado Bolster, que no es más que una suerte de almohadón alargado, pensado también como punto de apoyo de las rodillas al momento de ejercitar muchas de las técnicas de respiración propias, por ejemplo, del Yoga Iyengar. Por lo demás, puede probarse también con la utilización del tradicional zafu japonés o, incluso, con el así denominado "zafu de la media luna".

 

Para cerrar el tema

 

La milenaria disciplina se puede practicar desnudo; sin ropa, sin implementos, sin nada más que el propio cuerpo y la propia respiración. Esto no quiere decir que la ayuda que brindan los accesorios para Yoga deba ser dejada de lado, más será fundamental entenderla como eso: como una ayuda.

Por lo demás, recomendamos al practicante la utilización de los ítems arriba detallados no para escapar con ellos a las incomodidades propias de las posturas y los movimientos sino, todo lo contrario, para evitar el dolor. Porque mientras la presencia del dolor indica que algo se está haciendo mal (forzando), la incomodidad muestra un espacio que aún el ejercitante no ha sabido conquistar.