Recomendar
Compartir

terapias con caballos
 
 
 

Terapias con caballos

La equino terapia es una de las terapias con animales que mas se practican en esta época, debido a los excelentes resultado que ha dado a lo largo de los años desde que se comenzó a practicar.

Ahora bien, los comienzos de esta terapia son más bien antiguos ya que desde la Grecia antigua era conocido que los movimientos de los caballos eran una ayuda ideal para apalear diferentes tipos de enfermedades de la época. De hecho el filosofo Hipocrates hablaba de una efecto saldable en el trote y galope de los caballos por ello se comenzó a utilizar la equitación para problemas tales como los efectos de la gota. No obstante la terapia con caballos comenzó a tener un auge muy impresionante en la era moderna, más o menos en la década del 50 por lo que fue desarrollándose hasta el día de hoy que se basa principalmente en la relación del paciente y el movimiento del caballo.

 
 

Enfermedades tratadas con la equino terapia

Existen muchísimas enfermedades que actualmente son tratadas con equinoterapia o hippoterapia como también se la llama, y los resultados son verdaderamente sorprendentes en cuanto a lo que es la recuperación anímica del paciente, que a su vez, hace que las patologías correspondientes puedan llevarse con una mayor positividad y optimismo. Por ejemplo, las enfermedades mas comunes que se tratan con caballos son: el autismo, la esclerosis múltiples, el síndrome de Down, la anorexia, diferentes tipos de enfermedades neurodegenerativas y traumatológicas, distrofia muscular, espina bífida y en casos menores, problemas de conducta en los niños.

No obstante si bien como hemos mencionado la terapia con caballos suele ser una terapia complementaria increíble para las enfermedades mencionadas, hay algunas otras patologías que no son aptas para que se lleven a cabo actividades con caballos, como por ejemplo, en aquellas personas que tienen problemas ortopédicos, personas que tengan algún tipo de reacción alérgica a los pelos de los animales, personas con hemofilia y las personas que sufren convulsiones. Esto se debe principalmente en que las alteraciones que las mismas sufren pueden sensibilizar considerablemente al caballo, siendo este uno de los animales mas sensibles, y de esta manera alterarlo; la idea es que tanto el caballo como la persona que se esta rehabilitando estén en perfecta sintonía y equilibrio a la hora de interactuar.

Los objetivos principales de las terapias con caballos

Como toda terapia complementaria, la terapia con caballos tiene muchísimos objetivos a cumplir cuando un paciente se inicia en un tratamiento con estos animales, por ejemplo, mejorar la autoestima y la confianza del paciente, así también como su capacidad ara prestar atención; también ayuda mucho a mejorar problemas de memoria, ayuda a aumentar el vocabulario y a mejorar la comunicación verbal lo cual ha demostrado que también ayuda mucho a que el paciente pueda relacionarse sin problemas con otras personas. Por su parte en la parte física podemos ver considerables avances en cuanto al fortalecimiento de la musculatura así como también ayuda mucho a las personas que tienen problemas de coordinación o equilibro. Todos los beneficios mencionados son a causa de que los caballos transmiten unas 110 vibraciones por minuto; esto a su vez actua positivamente sobre el sistema nervioso del paciente ayudando también a mejorar su carácter especialmente en aquellas personas que sufren de stress crónico que tiene consecuencias tales como el malhumor, el insomnio y la irritabilidad lo cual afecta mucho al paciente en la relación con los demás.

 

¿Cómo son los tratamientos?

 

La terapia con caballos puede comenzar a realizarse a partir de los 18 meses y el límite de edad por supuesto no existe ya que cualquier persona apta sin importar su edad puede llevar a cabo las actividades terapéuticas correspondientes que se hacen con los caballos. Vale destacar que uno de los errores mas comunes que comete la gente que no conoce al respecto de esta terapia es que creen que la misma tiene como objetivo enseñar a los pacientes a montar a caballo, pero eso es totalmente desacertado, ya que de ninguna manera este es el objetivo.

Básicamente podemos decir que como es una actividad que se lleva a cabo al aire libre se logra que el paciente disfrute del entorno natural logrando que al mismo tiempo el tiempo durante el cual se realiza la terapia sea muy divertido y entretenido. Por otro lado es importante que mencionemos el hecho de que las terapias con caballos no deben establecer una terapia integral, es decir que únicamente debe utilizarse como una terapia complementaria de cualquier tratamiento medico al cual el paciente esté siendo sometido. Por ultimo no queremos dejar de mencionar el hecho de que los caballos que se aconsejan para hacer terapia deben cumplir con ciertas características, por ejemplo, una de las mas importante es que el caballos debe medir de 1 a 1,70 mts de alzada y la edad mas reocmendable es que tenga de 5 a 20 años. Es importante que el caballo tenga experiencia con el trato humano y al mismo tiempo que tenga un carácter dócil y amigable.