Recomendar
Compartir

reiki
 
 
 

Reiki

Son muchas las terapias y disciplinas alternativas que encontramos diariamente, pero no todas tienen el mismo efecto en cada uno de nosotros ya que, como sabemos, somos individuos únicos e irrepetibles, y por ello reaccionamos de diversas formas ante distintos estímulos i acciones. El reiki es sin lugar a dudas una "disciplina" que es practicada por gran parte de la sociedad sin importar el lugar. Aunque es cierto que esta alternativa medicinal tiene su origen en Japón, no es exclusiva de dicha nación.

Pero ¿qué es precisamente el reiki?. Como mencionamos previamente, es una "alternativa medicinal" que apunta a la sanación de una persona mediante la imposición de manos.

 
 

¿Cúando y para qué recurrir al reiki?

La siguiente pregunta sería "¿Por qué debe realizarse una imposición de manos?". Los "reikista" aluden a que mediante esta técnica se logra canalizar cierta energía que luego es transmitida al paciente con el fin de sanar sus dolencias. Así de sencillo… ¿Pero es esta disciplina aceptada por la medicina conservadora?" la respuesta sería "no". Hoy en día podemos encontrar algunos médicos que aconsejan practicar el reiki pero solo para encontrar un equilibrio y armonía, pero no para sanar dolencias, ya que no posee una argumento científico que respalde su veracidad. Los mas escépticos aseguran que el reiki no puede, bajo ninguna circunstancia, reemplazar de forma total o parcial un tratamiento médico.

Sistemas de Reiki

El reiki posee como base el uso de la energía vital universal la cual es destinada a tratar enfermedades ya sean físicas como mentales. Fue un monje japonés quien fundó dicha técnica al alcanzar un estado máximo de iluminación durante un rito de índole espiritual. Hoy en dia se pueden distinguir dos sistemas de reiki: el tradicional (de índole japonés) y el occidental, quizás el más practicado. El primero fue fundado en 1922 por Mikao Usui con el objetivo de alcanzar la paz interior en cada ser humano, por supuesto, mediante la imposición de manos. El segundo, el occidental, tiene su comienzo mediante el medico y oficial de la marina Chujiro Hayashi luego de que éste falleciera e 1926. Aunque es cierto que cada sistema puede contener algunas diferencias, ambos poseen grados o niveles que cada individuo alcanza mediante el estudio de dicha disciplina. Estos niveles se dividen en 4; los dos primeros se denominan Shoden y Chuden y su mayor objetivo es sanar el cuerpo físico y nuestra parte emocional. El nivel número 3 es el Okuden el cual nos invita a realizar un trabajo profundo, también a nivel emocional, elevando el espíritu. Por último el 4to nivel, Shinpiden, es lo que conocemos como la "maestria" en Reiki y nos brinda la autoridad de transmitir nuestras enseñanzas a otras personas interesadas en este arte.

¿Cómo es una sesión de reiki?

Son muchos los que, después de leer lo que hemos escrito, se preguntan "cómo sería presenciar o participar de una sesión de reiki". La respuesta no es sencilla debido a que cada individuo posee diferentes reacciones y percepciones, en especial cuando nos referimos a algo tan personal y espiritual como es el reiki. Si nos practican reiki, lo primero que notaremos es que, el encargado, de practicar esta terapia realizará una imposición de manos sobre nuestro cuerpo, quizás donde se encuentre alguna dolencia o malestar. Notaremos también que, en cuanto más energía se transmita, mas se tocará los dedos del reikista entre sí para avivar los polos energéticos. Nosotros, los receptores, debemos permanecer en una posición plana (sin cruzar brazos ni piernas, para no obstaculizar el flujo de energía) y totalmente vestidos. La sesión tradicional completa, es de aproximadamente una hora. Si somos nuevos en esta terapia, es muy probable que las escuelas de reiki nos recomienden asistir 4 días consecutivos para una mejor sanación y luego se tendrán sesiones semanales hasta lograr una total sanación. La pregunta que sigue es sin lugar a dudas la mas importante: "¿es recomendable elegir el reiki como terapia alternativa?". La respuesta es "si"; ya que esta disciplina nos ayuda a equilibrar nuestras energias y al mismo tiempo nos ayudará con las dolencias físicas que podamos padecer.

 

Combinando experiencias

 

Al mismo tiempo, podemos combinar esta "experiencia" con diferentes acciones, por ejemplo un baño energético con soluciones salinas. Éste se lleva a cabo diluyendo medio kilo de sal marina y una taza de bicarbonato de sodio en una bañera que debe contener agua tibia (no fría). Luego de permanecer alrededor de unos 20 minutos, debemos tendernos bajo la luz del sol (directa) otros 20 minutos mas para poder así, recargar nuestros campos energéticos (utilizando protección solar si es necesario).

Los inciensos de mirra, cedro y salvia son también muy empleados en las sesiones de reiki, ya que purifican los ambientes y los campos energéticos. Podemos también quemar algunos granos de incienso sobre carbón para absorber las malas energias. Como podemos ver, el reiki no es una disciplina que no admite alternativas, sino que combina sus tradiciones milenarias con muchas otras para lograr un estado de plenitud y sanación, más que aconsejable!