Recomendar
Compartir

reflexologia cursos
 
 
 

Cursos de reflexología

Antes que nada tenemos que definir lo que es la reflexología para saber si él la terapia que queremos aprender y si seremos capaces de aplicarla como corresponde. La reflexología es una técnica de estimulación en zonas de puntos reflejos como ser pies, manos, orejas y la nariz.

Es una técnica de masajes que provoca beneficios en el cuerpo y que mejora la salud l. Los médicos no creen en este tipo de masajes, ya que carece de fundamento científico, pero a las personas que se las quieren realizar no se las desestimula a que si lo hagan.

 
 

Puntos que se reflejan en todo el cuerpo

Los pies tienen en la zona plantal un mapa que según el punto en donde se presione se reflejara en el cuerpo. A cada parte del cuerpo le corresponde un punto en la planta del pie, la forma de estimular y trabajar sobre los pies repercutirá en los distintos órganos del cuerpo, no solo se alivia el dolor sino también que hay una mayor canalización de la energía. Este tipo de masajes brindan además gran placer no solamente alivio a las personas que lo reciben.

Tomamos a la reflexología como una terapia alternativa que se basa en la teoría de que al presionar ciertos puntos del pie estos se conectan con ciertos órganos internos a través del sistema nervioso, enviando al cerebro un mensaje determinado. Se supone que con la presión y masaje se lograra recuperar la salud y será un preventivo frente a las enfermedades. Los inicios de la reflexología fueron en estados unidos en 1913, ya usados en Oriente, luego se difundieron por toda Europa y hoy se trata de recomendar este tratamiento como ayuda complementaria o alternativa sin dejar la terapia tradicional. Cada pie tiene mas de 7200 terminaciones nerviosas y cada punto que se toca se relaciona con un órgano vital del resto del cuerpo.

Para aprender a dar estos masajes es necesario realizar un curso y no se necesita experiencia previa, lo primero que hay que tener en cuenta es si es el tipo de masaje que nos gustaría hacer a los demás, más bien que los masajes en general nos hacen poner en contacto directo con el cuerpo del otro, por lo tanto si hacemos un curso hay que saber cómo y hacia quien está dirigido.

En un curso teórico practico se aprende a entender el para reflexológico en los pies, a diagnosticar donde está el mal, a realizar un tratamiento general, a realizar un masajes especifico para los que sufren dolores de cabeza y para los que tienen una enfermedad especifica, son en total 67 puntos a masajear. En donde se combatirá la depresión, los malestares generales, los problemas de salud y las angustias.

Para iniciarse en un cuso se contara con un instructor que además tenga amplia trayectoria en la forma de impartir masajes y además el curso debe ser practico y teórico para irnos familiarizarnos con las partes del cuerpo que toquemos reflejadas en el pie. A esto se le suma un estilo de vida y filosofía liada a los conocimientos del hinduismo, a la meditación que hará posible comprender mejor al hombre.

La reflexología es solo parte del tema, pero un buen masajista tendrá una visión más amplia de lo que es dar un masaje. No solo se trata de dar masajes sino de enseñar hábitos saludables, y una filosofía de vida diferente en donde lo que se busque es la armonía. Los masajes son una de las armas más beneficios y terapéuticas que tiene el hombre para sentirse bien. Cuando uno comienza un curso de reflexología ya habrá tenido otros conocimientos en masajes, en reiki, meditación. Una persona que quiera saber de esto será una persona sensible que busca comprender al ser humano en su totalidad. Los cursos serán tomados por terapeutas holísticos, profesionales del área de la salud y todas aquellas personas interesadas en encontrar una ida mejor.

La reflexología nació hace más de 4000 años, tan antigua como los masajes ya se tenía conocimiento de su existencia en dibujos y jeroglíficos egipcios. No tiene base ni rigor científico, no hay pruebas que validen con rigor científico su aplicación, pero los médicos hoy lo están indicando.

 

Masajes para sentirse bien

 

Es una forma de dar masajes en los pies, pero que tiene su correlativo en le cuerpo. Nació como tal en el siglo XX, y se fue desarrollando en Estados Unidos. Se plantea que el cuerpo está atravesado por una energía longitudinal, dividida en diez meridianos que a su vez lo sub dividen en otras zonas. Esto se refleja en pies y manos.

Los masajes fueron siempre una buena opción para sentirnos bien. Las prácticas de masajes se hacían con enfermos en el hospital y los resultados eran favorables, ya que se notaba una reducción del dolor una mejoría en la movilidad y una rápida recuperación. Con estas prácticas se comenzaron a realizar los diagramas en el cuerpo, con su correspondencia en los pies.