Recomendar
Compartir

sillas meditacion
 
 
 

Sillas de meditación

Cuando pensamos en meditar queremos tener en el hogar todos los elementos además del rincón especialmente decorado para este fin. El momento de la meditación es un momento de recogimiento, podemos decir que es un momento en donde fluye el alma para encontrarse con el cuerpo, liberándose de los problemas ahuyentando al pasado, sin pensar en el futuro.

Para poder meditar necesitamos además de la capacidad de poder concentrarnos y vaciarnos del afuera, tener el espacio físico y sus requerimientos. Por ejemplo una silla de meditación o un almohadón para meditación.

 
 

Ventajas de éstas sillas

La posición debe ser sentados en el piso pero con un sillón de meditación tendremos el sostén de nuestra espalda a 90 grados, con la cabeza bien erguida mirando hacia el cielo, las piernas cruzadas y los brazos relajados hacia el costado. Las rodillas tocaran el suelo.

Cuando hablamos de sillas de meditación, no son las sillas convencionales que van en la mesa para comer. Son sillas que se apoyan al ras del piso sin patas en donde nuestro cuerpo se apoya sobre algo acolchonado y tiene en la parte de la espalda un soporte con caños revestidos en tela formando también una almohadón.

La forma de meditar nos hace poner en el piso en la posición de Buda. Es la forma que todas las religiones orientales tienen para la meditación. La postura del cuerpo es fundamental para que no se canse si se esta mucho rato meditando, la silla es una forma de ayudar a no sentirse incomodo y desconcentrarse.

Al iniciarnos en meditación sabremos que iremos hacia una profunda transformación en donde nos vamos a liberar de cargas y de conflictos para llegar a la sabiduría, a la paz interna y a la armonía. En ese proceso para hacer de nuestra casa nuestro santuario, nuestro templo no necesitamos muchas cosas solo de tiempo para meditar y el espacio físico que adecuaremos con velas, música, algún aromatizador y en un horario en que podamos estar tranquilos para poder concentrarnos en nosotros.

Las sillas de meditación al ser tan cómodas, no nos lastimaran las piernas, y nos ayudaran a mantenernos erguidos, así meditaremos por un tiempo que nos lleve más o menos entre 15 minutos y 1 hora hasta que tengamos la practica suficiente.

Se puede describir a la meditación como una experiencia que se debe vivir pero que además es un estado intransferible. Según Osho que es un maestro indio que dejo muchas enseñanzas, dice que el gran problema de la modernidad y que tienen ese hombre occidental es que no se puede sentar. A partir de ahí se ve la primer gran dificultad para llegar a la meditación, no se puede permanecer quieto y de manera silenciosa. Para poder meditar hay que tener el alma y la mente en reposo, lo que estableció Osho es que se puede lograr una meditación en 5 etapas y que lleva una hora.

Es una experiencia en que la persona que lo practica debe tener los ojos cerrados, estar en silencio. Se recomienda tener los ojos tapados para no desviar la atención, el estomago liviano y la ropa floja. La atención estará enfocada en el interior del ser. Se divide la meditación en periodos de 10 y 15 minutos, primero es controlar la forma de respirar inhalando y exhalando para sentir como entra y sale el aire del cuerpo.

En la segunda etapa lo que se hace es hace lo sentimos, llorar, sonreír mover los brazos, mover el cuello esto lleva 10 minutos también. En la tercera etapa se dice algún mantra se salta con los bazos levantados sintiendo la energía que fluye, en la cuarta etapa nos detenemos y tomamos 15 minutos, ahora es cuando se descansa y se detiene, y en la última etapa o sea la quinta vamos a sentir la música para expresar todo lo que se siente es el momento de la celebración si hubo concentración y disfrute de cada una de las etapas es que habremos liberado buena energía y ese recambio nos acompañara durante todo el día.

 

El enfoque de Osho

 

Lo que Osho hace referencia es al disfrute, pero uno de los pilares de su filosofía es el silencio, hay dos tipos de silencios el que se puede cultivar y el que nos llega. Pero el verdadero silencio se origina en nuestro propio ser, el silencio no solo es ausencia de sonidos sino encontrarse con uno mismo en eses silencio.

Para meditar no solo se necesita la silla para meditación sino también la predisposición que tengamos para ello. Por más confortable que sea esa silla, con un montón de atributos que la hagan agradable lo mas importante es ser dueños del tiempo. Para ello vamos a tener que cambiar algunas actitudes y pensar en cual será nuestro tiempo para sentaros y hacer como dice Osho para vaciarnos de lo no indispensable.