Recomendar
Compartir

retiros meditacion
 
 
 

Retiros de meditación

Muchas veces entendemos solo a las vacaciones como el disfrute de ellas en lugares costosos en donde gastemos mucho dinero, sin descansar los suficiente y tratando de hacer todo en pocos días. Eso se entiende hoy por vacaciones, vivir corriendo pero cambiando el lugar geográfico.

Hay unas vacaciones que son significativas, que pueden ir mas allá y en donde nos alejamos de las rutinas, las actividades, el celular y los problemas, son vacaciones pero en retiros espirituales las personas que valoran estos retiros luego se sntiran mejor. Un retiro de meditación es aprender cosas nuevas, ya que por lo genral la gente de occidente no sabe de estos temas y tampoco le dedican mucho tiempo.

 
 

¿Cómo son éstos retiros?

Son vacaciones que tienen un significado, un valor se desconectan de los problemas y de la rutina de todos los días en donde lo que se busca es el interior. Es un lugar en donde se busca la paz más que la alienación que todos padecemos. Casi nadie piensa en estos retiros, pero muchas veces decimos que lo mejor es una isla desierta, un retiro es irse a un lugar tranquilo. No es difícil ni es una fantasía, es un momento alejado del trajín del celular y los problemas. Hacer un retiro de meditación es volver a casa con otra energía , estas son vacaciones con sentido , en donde hay ausencia de actividades, y ese es el objetivo buscar la ausencia de actividades para conectarse con uno mismo.

Para hacer un retiro no necesitamos un mes, tal vez con un par de días baste para darnos cuenta de nuestro interior y para separar lo importante de lo superfluo. La palabra vacaciones viene de vaciar en latín es vacatium .

Una de las propuestas diferentes para tomar en vacaciones es decidirse por un retiro budista. Con esta propuesta no queremos decir que será un retiro ceremonioso en donde estaremos como en claustro, sino que aprenderemos a meditar los que tenemos conocimiento y lo que ya lo saben hacer entraran en estados más profundos. Del retiro sacaremos al enseñanza de que tenemos que vivir mejor para esta más feliz con el entorno.

Se apaga el celular y a partir de allí entramos a pensar que es lo que queremos para el resto del año, y como encararemos la vida cotidiana. Nos haremos las preguntas de rigor, las mas trascendentales del porque se esta allí.

Podemos tener un guía espiritual que nos acompañe, una monja o un monje budista, se comparte, se conversa y se enseña. Nos concentramos en el aquí y ahora, dejamos el pasado, sin mirar hacia el futuro y pensamos como mejorar nuestro presente.

En un retiro espiritual se tocan todos los aspectos de la ida, pero para llegar a eso nos debemos concentrar en todo lo que se nos enseñe. Se nos enseñara la postura de Buda en posición de loto o semi loto, con la espada erguida sentados e un almohadón que los orientales le llaman zafu, las piernas cruzadas en donde las rodillas intentaran tocar el suelo, la cabeza hacia el cielo los brazos relajados. No pensaremos en nada que nos perturbe y nos liberaremos de los venenos mentales como el apego, el odio, la ignorancia.

El odio es la ira y es fácil de que se vaya pero el apego y la ignorancia es algo que es más difícil ya que muchas veces esta enmascarado por otros falsos sentimientos. Lo primero que se trata de entender es que el amor es la cura de todos los males, hay que amar con sabiduría, hay que aprender a querer la felicidad de cada uno como si fuera la propia. En la practica de la meditación se logran estos objetivos.

Una sesión de enseñanza a lo que le sigue un descanso , que puede ser caminar, tomar un te, almorzar , es la manera de recobrar fuerzas, para poder seguir en el loco trajín, los días serán apacibles si aprendemos a controlar toda la angustia que nos rodea. Cuando se vuelva a casa después de un retiro se deberá practicar todo lo que aprendimos, las premisas básicas para ser felices, practicando la generosidad, la disciplina, la paciencia y el respeto hacia todos los seres vivos del universo.

 

Para un retiro exitoso

 

El retiro será además de quietar nuestra mente y cuerpo un espacio de paz, que si lo comparamos con vacaciones anteriores no tendrá nada que ver. El retiro es ir a aprender un estilo de vida distinto, es modificar conductas, para hacer un retiro debemos ir plenos pensando que vamos a salir ricos en valores.

No se necesitan muchos días tal vez con un fin de semana alcance, y nos dará una enseñanza que bien utilizada nos podrá acompañar por el resto de nuestras vidas. Es algo distinto para hacer que sale del circuito comercial.