Recomendar
Compartir

homeopatia para gatos
 
 
 

Homeopatía para gatos

Nuestros animales son miembros importantes de nuestra familia y es por ello que necesitan de los mejores cuidados que se le puedan brindar. Los gatos, son una de las mascotas más sensibles y es por ello que no están exentos de contraer diversas enfermedades; nuestro deber es proporcionarles un tratamiento preventivo como curativo, para que puedan gozar de buena salud.

Son muchas las personas que se preguntan cómo funciona la homeopatía para gatos, y debemos decir que la misma ha mostrado resultados sorprendentes, ya que su eficacia es casi incomparable con otro tipo de medicina.

 
 

Problemas a tratar en los gatos

En los últimos años son muchas las mascotas que han arribado a los consultorios veterinarios demostrando síntomas de enfermedades extrañas y que no han podido ser eliminadas mediante la medicina tradicional veterinaria. Esto no quiere decir que el profesional no esté apto para curar animales, sino que, sencillamente, algunos medicamentos de la actualidad no son los suficientemente efectivos como para librar a nuestros "amigos" de sus patologías. Es por ello que la homeopatía para gatos se empezó a aplicar, para solucionar estos problemas tan comunes de la época moderna.

La homeopatía para gatos es nada más y nada menos que la homeopatía veterinaria, es un arte de curar (no podemos llamarla ciencia, porque dicho término se encuentra todavía en discusión). Como ya lo hemos dicho anteriormente, la homeopatía se basa en "lo similar cura lo similar", y mediante esta teoría se han podido radicar infinidad de patologías en seres humanos como en animales, lo más importante: sin dejar secuelas o que el paciente sufra efectos secundarios.

Los gatos y sus problemas de piel

Una de las enfermedades mayormente tratada en la homeopatía para gatos, es la de la dermis; es que los felinos, tienden a sufrir mucho los problemas de piel, y en varias ocasiones, los remedios tradicionales no han surtido el efecto deseado. Los fármacos que se les suele administrar tanto a perros como a gatos para curar las enfermedades de piel son los corticoides, éstos tienen como acción directa "eliminar la picazón", la misma desaparece pero solo de forma momentánea. El problema aquí es que luego, esta picazón reaparece siendo mucho más intensa y por ello, el veterinario sube los niveles de dosis del corticoide lo que luego provoca una enfermedad grave denominada Síndrome de Cushing. La homeopatía para gatos como para perros, permite curar esta enfermedad sin empeorar los síntomas del animal y brindando soluciones permanente. Lo mismo para patología como la separación, agresividad, angustia o el estrés; no es necesario recurrir a psicofármacos. Una vez presentada esta solución natural, las personas se preguntan dónde comprar los medicamentos homeopáticos; generalmente los comercializa el mismo veterinario. Sus ingredientes son de índole natural, y el 60% de sus componentes son de origen vegetal.

Los comienzos

La homeopatía veterinaria nació junto con la homeopatía tradicional para humanos, la anécdota nace cuando su creador Hahnemann la aplicó en su caballo el cual sufría de una afección ocular de tipo crónica. Como los resultados fueron exitosos, se dio cuenta que esta medicina alternativa no estaba solo destinada a nosotros, sino también podía ser útil en nuestras mascotas. La homeopatía para gatos, en este caso particular también fue investigada obteniendo los mismos resultados favorables, la misma se aplicó para tratar enfermedades agudas como superficiales y hasta crónicas. A su vez, como los medicamentos son de origen natural, no son tóxicos, lo que permite que el animal no sufra de efectos secundarios. Las aplicaciones de estos medicamentos son infinitas: tratan la agresividad, los celos, los temores, la angustia, el estrés, enfermedades de piel, etc. Lo que debemos tener en cuenta es que por más de que estemos hablando de medicamentos inofensivos, no podemos prescribirlos nosotros mismos, sino que debe hacerlo el homeópata en cuestión.

 

Cuidando a nuestra mascota

 

Es necesario resaltar que el cuerpo de nuestro gato trabaja con una cantidad de enzimas, iones y sustancias que debe encontrarse en equilibrio para que su organismo funcione correctamente. Lo que hace el medicamento de índole homeopático es regular las funciones del mismo, logrando el equilibrio perdido. Se ha comprobado que la homeopatía para gatos es muy ventajosa, las mascotas han aliviado síntomas que la medicina convencional no ha podido tratar. Gatos que no podían eliminar la colitis, las alteraciones de columna, las gastroenteritis y demás patologías, encontraron en la homeopatía su alivio.

Es una innovadora forma de cuidar y querer a nuestra mascota, brindándole siempre lo mejor y evitando que la misma sufra consecuencias de un remedio farmacológico. Se recomienda optar por la homeopatía para gatos, en cualquier tipo de afección: severa o superficial, pero siempre se debe consultar con un especialista quien determinará el tipo de tratamiento a seguir, el medicamento a suministrar y la regularidad del mismo.