Recomendar
Compartir

productos homeopaticos
 
 
 

Productos homeopáticos

Cuando hablamos de productos homeopáticos, ¿De qué estamos hablando precisamente? ¿De lociones, jabones, hierbas, medicamentos?. Y sí, los artículos relacionados a la homeopatía forman parte de una gran rubro; podemos encontrar la palabra "homeopatía" en varios aspectos cotidianos de nuestras vidas, a veces, sin darnos cuenta.

Algunos de estos productos podemos encontrarlos en dietéticas o tiendas especializadas en su venta; si no estamos muy seguros donde recurrir a la hora de adquirirlos se recomienda siempre consultar con un especialista en la materia.

 
 

Diferentes tipos

Medicamentos

Como hemos mencionado anteriormente, existen remedios o medicamentos de tipo homeopático, éstos no se "dinamizan" de cualquier manera, quien lleve a cabo este proceso deberá ser muy cuidadoso. Sabemos que la base de los productos homeopáticos son los elementos que recogemos del reino animal, vegetal y mineral; sus propiedades son las que nos brindan los tan beneficiosos efectos terapéuticos que nuestra salud necesita. Lo que debemos tener siempre en nuestra mente es que cada remedio debe ser prescripto por un homeópata, el medicamento no puede ingerirse más de una semana si es que no fue ordenado. Lo mismo para las dosis, existen individuos más sensibles que otros, y es por ello que deben ingerir dosis específicas del remedio y las tomas deben ser mucho más espaciadas. Otra de las ventajas de estos productos homeopáticos, es que al seguir las indicaciones podemos favorecer las reacciones de otros fármacos ya que debemos tener en cuenta que esta clase de tratamiento es complementaria. Los remedios son muy específicos en su uso, nos referimos no solo a la planta o mineral administrado sino también a las dosis, no se indicará el mismo tratamiento para un dolor de cabeza como para tratar fiebre o dolencias musculares, por ejemplo.

Cremas

Las cremas son también parte de los más famosos productos homeopáticos, sus diferentes y eficaces aplicaciones las han convertido en una solución masiva y popular. Estos tópicos son muy eficaces para eliminar el acné, dolores musculares, quemaduras. Cortaduras, raspaduras, entumecimientos, afecciones de la piel como las alergias, picaduras de insectos, barros, puntos negros o espinillas. También las cremas homeopáticas sirven para tratar hemorroides, la piel seca, la piel áspera y hasta la dermatitis. Las pomadas son muy adquiridas, éstas cuentan con ingredientes naturales y solo deben aplicarse siguiendo las indicaciones del homeópata, ya que si administramos un exceso de la misma, podemos provocar efectos nocivos para nuestra piel. Dentro de las pomadas mayormente recetadas tenemos la de árnica, la de caléndula y la de hamamelis. La primera está indicada para golpes y traumatismos (sin la necesidad de heridas o cortes visibles), la segunda se emplea para desinflamar, ya que debido a sus propiedades analgésicas y antisépticas, ayudan a deshinchar la zona afectada. Por último la pomada de Hamamelis está indicada para problemas de circulación, para eliminar várices y hemorroides.

 

Hierbas y plantas medicinales

 

Las hierbas homeopáticas o plantas medicinales son también grandes colaboradoras para eliminar todo tipo de males, los que se encuentran dentro del organismo, como los que se hacen visibles en el exterior del cuerpo. Curarse mediante la ingesta o uso de plantas es posible, fácil y rápido, lo que debemos tener en cuenta es cómo utilizar cada hierba correctamente y en qué ocasiones. El romero es un producto terapéutico que ha ayudado a miles de personas en las zonas del Mediterráneo; esta planta estimula la actividad cerebral lo que hace que no suframos pérdida de memoria y favorece los niveles de concentración. Al mismo tiempo, son muchos los hombres que la emplean para evitar la pérdida de cabello, debido a que mejora el flujo sanguíneo en el área de la cabeza, manteniendo la raíz del cabello firme y más fuerte. La dentaria es otra hierba que posee infinidad de propiedades beneficiosas para el cuerpo: ayuda a cicatrizar heridas, a tratar abscesos, cortes, úlceras y demás.

Su uso es bastante sencillo, se debe preparar 30 gm de esta planta en un litro de agua hirviendo, se debe colar la infusión y dejar entibiar por algunos minutos; luego se bebe como un té antes de acostarse y temprano a la mañana. El cornejo es una planta altamente beneficiosa para tratar diversas patologías debido a sus propiedades astringentes y de protección hepática; también es un potente antioxidante. Muchas madres utilizan esta hierba para bajar la fiebre de sus hijos o para tratar sus problemas de hígado. Por último tenemos a la canela, un producto homeopático sin igual, con grandes aplicaciones curativas: es carminativa, antivomitiva, expectorante, antiespasmódica y posee propiedades antiinflamatorias. La canela puede beberse en varias infusiones o incluso con el café, algo que no puede hacerse con las demás hierbas, es por ello que es una de las más elegidas tanto por los médicos homeópatas como por quienes se inclinan por las terapias alternativas.