Recomendar
Compartir

test flores de bach
 
 
 

Test de flores de Bach

El presente artículo tiene por intención el abordaje de un tópico fundamental a la hora de pensar en la metodología de la cura que nos preocupa, a saber: los test flores de Bach.

En este sentido, las siguientes líneas procuran poner de manifiesto, en primer lugar, de qué se trata el tema y, segundo, cuál es la estrategia terapéutica a considerar de acuerdo a los resultados.

 
 

Para entender un poco más

El principio de todo camino de sanación está en el entendimiento de que "algo anda mal". Sin este entendimiento inicial, por parte del paciente, no hay comienzo de la terapia y, por parte del tratante, no hay comienzo del tratamiento. Esto, entonces, constituye el primer punto: El entendimiento de que "algo anda mal".

Pero basta solo afirmar esto para que surjan nuevas e importantes preguntas, así: "¿Cómo saber qué es lo que anda mal y, también, mal en comparación a qué? Porque si se pudiera saber qué es lo que anda mal y, a la par, mal en comparación a qué, bastaría con igualar ese "mal" a su comparación -es decir, despejar la incógnita, como en matemáticas- para que: o bien deje de haber un mal o, sino, todo esté igualado en el mal.

Sin embargo, el solo hecho de mencionar esta frase: "todo igualado en el mal", hace pensar que si todas las cosas estuvieran igualadas en el mal, entonces no habría tal mal, ya que "mal" lo tendrían todas las cosas y, a la par, ninguna sería mala en particular. De modo que igualar ese "algo" que está mal a aquello "respecto" de lo que está mal, significará un bien.

Visto y considerando lo anterior, pasamos al segundo punto fundamental: Si se sabe lo que está mal, se lo puede curar. Llegamos, entonces, al juego de preguntas central: ¿Cómo se sabe que algo anda mal? Respuesta: Porque se sufre. ¿Y cómo se sabe qué anda mal? Respuesta: porque aquello por lo que se sufre tiene un nombre. ¿Y por qué aquello por lo que se sufre tiene un nombre? Respuesta: porque está en el mundo. ¿Y cómo se cura? Respuesta: con aquello que, estando en el mundo, es distinto a lo que hace sufrir. ¿Y qué es, en el mundo, aquello más distinto a lo que hace sufrir? Respuesta: varias cosas, seguro, pero entre ellas, están las flores.

Las flores, son lindas. Pues bien, a partir de este nuevo punto estamos en la posibilidad de decir que un test flores de Bach tiene por intención mostrar algo que está en el mundo "lindo" para que la persona lo señale. Así, al señalar lo "lindo" señala al mismo tiempo, por oposición, lo "feo" (es decir, pone de manifiesto lo que la hace sufrir).

Entonces el procedimiento puede ser, por ejemplo, el siguiente: Se colocan distintas fotos de cada una de las 38 plantas con las que se producen los elixires y se las muestra al paciente. Así, el paciente debe elegir -por simple impulso estético- cuáles son las plantas que le gustan más. De este modo, se ha logrado un mapa de la emocionalidad de la persona basado en lo que ella misma señala que le gusta (y, por oposición, lo que no).

Otra alternativa sería ir directamente al nombre y conjugarlo, si se quiere, con la imagen visual. Así, por ejemplo: ¿qué nombre le gusta más al paciente "Roble" o "Mostaza"? Y del mismo modo con cada uno de los nombres de las esencias (que son 38) hasta conseguir distintas variables que permitan configurar un mapa de lo que la persona siente, piensa que siente… en fin, aquello que se llama su "percepción". De esta forma -como se desprende de lo antes dicho- los test de flores de Bach son herramientas técnicas destinadas a revelar, esquemáticamente, la estructura emocional de la persona que va a iniciar tratamiento.

Precaución importante:

Los resultados de los test flores de Bach deben ser considerados como información netamente referencial del sentir de la persona y no -nunca- como información detallada, del tipo íntima, la que requerirá, sin dudas, una charla más a fondo con el paciente. Esto es importante de destacar porque en el mercado de la medicina alternativa no faltan aquellos que para lucrar ofrecen algún test "mágico", que supuestamente lo dice todo (esto no es tarot, ni ciencia oracular de ninguna clase). En ese sentido, hay que recodar el dicho popular: "El mapa puede servir como referencia, pero no como camino.

 

Proceder con estrategia

 

Antes que nada, es imprescindible recodar que resulta imposible realizar un test flores de Bach en soledad o, por decirlo de otro modo: auto-testearse. Así, deberá ser el terapeuta quien plantee las variables y analice los resultados.

A continuación, el profesional deberá considerar si el tratamiento con elixires derivado del resultado del test será de tipo inicial -solo para despejar síntomas iníciales que encubren la verdadera afección emotiva- o preferirá darle un tiempo de observación más prolongado (esto, desde luego, debe ir de la mano de lo que exprese el paciente).