Recomendar
Compartir

mostaza
 
 
 

Mostaza

El presente artículo está destinado a poner de manifiesto las capacidades curativas de aquella de las 38 flores de Bach cuya preparación se hace con Mostaza.

Así, en el esquema general de una caracterización de cada una de estas 38 flores, las líneas que siguen tienen por intención describir la estructura emocional típica de las personas indicadas para ser tratadas con el mencionado elíxir.

 
 

Un elixir curativo

El remedio de Mostaza es aquella de entre las 38 flores de Bach que suele quedar clásicamente indicada para la curación de males emocionales relacionados al estado de ánimo de las personas y, más en particular, por afecciones sentimentales que el sujeto no logra identificar con precisión. Así, pensamos en personas que experimentan una verdadera decaída en su capacidad productiva, manifestada -la más de las veces- como un incontenible deseo de "irse a dormir" y, así mismo, la sensación de "no tener ganas de nada".

Lo fundamental, en este tipo de depresión, comparece cuando se lleva el análisis al aspecto del discurso, ya que el paciente se muestra incapaz de esclarecer -en su relato- cuál es el motivo que pudiera significar semejante malestar. No referimos a personas que, en su hablar, ponen de manifiesto que hay "un hueco", un "agujero" o, en fin, "algo" sobre lo que no pueden pronunciar palabra (como si, al momento de hablar de lo que los angustia, sintieran que "el ratón les comió la lengua).

Visto y considerando todo lo ante dicho, se hace fundamental aclarar que el efecto curativo del elixir de mostaza no constituye lo que -en líneas generales- conocemos por "medicamento". Al contrario, su acción terapéutica está destinada a trabajar sobre la estructura emocional de la persona perturbada, permitiéndole un pensar más claro, menos convulsionado por la angustia, que lo habilite a identificar -al nivel del discurso- la causa sobre la que se eleva su malestar (a diferencia de un medicamento convencional, cuyo efecto se aplica a nivel estrictamente orgánico, sin llegar a la estructura emocional).

 

Para problemas alimenticios

 

Por último, vale señalar que la acción terapéutica del remedio de Mostaza ha demostrado ser efectiva sobre las aflicciones que afectan la alimentación de las personas. Hablamos, así, de cuadros depresivos en los que el paciente -muchas veces- no quiere ni siquiera comer.

En relación a esto -y como no podía ser de otra manera- el tratamiento con las 38 flores de Bach debe ser considerado como complementario al de la medicina tradicional, ya que la abordaje de una patología psíquico-física-emocional tan extrema -al punto de no comer- suele requerir un abordaje multidisciplinarlo.