Recomendar
Compartir

madreselva
 
 
 

Madreselva

Siendo nuestra intención lograr una explanación fundamental de cada una de las 38 flores de Bach existentes, tomamos la posta del elíxir cuya preparación conlleva la utilización de Madreselva.

De esta forma es nuestra intención -en las líneas que siguen- poner de manifiesto los aspectos esenciales de la terapéutica propia de este remedio homeopático.

 
 

¿Para qué problemas se indica?

Siendo 38 las flores de Bach, encontramos en la Madreselva aquella destinada a la resolución de problemáticas referidas al "el tiempo emocional". Nos referimos así, a personas que: o bien viven en el pasado (recordando permanente situaciones de la niñez o la adolescencia; la casa de los abuelos, la escuela), o bien completamente proyectadas hacia un futuro que -curiosamente- pareciera ponerlos melancólicos, porque nunca llega.

En la consideración discursiva de esta tipología emocional destacan relatos en los que nada queda reconocido en el presente sino, por el contrario, inmediatamente asociado a situaciones pretéritas o, también, aún no ocurridas. Así, frases centrales como "en otra época…", "…pero cuando pase tal cosa" o "siempre me acuerdo que antes…" resultan ser características de este circuito del habla.

A nivel emocional, no debemos olvidar que la falta de reconocimiento de un tiempo presente constituye una de las variables de aflicción sentimental más comunes, siendo que son realmente muchísimos los malestares que se derivan directamente de ella. Profundizando, encontramos que el problema esencial descansa sobre un antagonismo de los registros real e imaginario. Porque, visto el tema desde la perspectiva del recuerdo, no cabe la posibilidad de que se altere la estructura emocional del sujeto si el recuerdo en cuestión es sincero (a lo sumo podrá sentir tristeza), de modo que en dicho "recuerdo" hay algún elemento fantástico que lo está distorsionando para que -en oposición al opaco presente- parezca "más brillante".

 

Un remedio eficaz

 

Visto y considerando lo anterior, las 38 flores de Bach cuentan con la Madreselva a modo de un remedio eficaz para la curación de malestares tales como la nostalgia, la melancolía o la añoranza permanente de "otros tiempos" en los que todo era -o será- mejor. De este modo, nos referimos a un elíxir cuya potencialidad sanadora debe entenderse aplicable a una gran variedad de desordenes emocionales, derivados todos de esta falta de sincronía que tanto angustia a la persona.

La indicación del preparado, por lo tanto, no debe quedar restringida a determinadas edades o cuadros de relación interpersonal. Así, por solo presentar un ejemplo, es muy común que los niños, a partir de los tres años de edad, puedan sufrir de una verdadera "nostalgia" de cómo eran las cosas antes (recuerdos inconscientes de cuando estaban en el útero o de cuando estaban más cerca del cuerpo de la mamá).