Recomendar
Compartir

haya
 
 
 

Haya

De acuerdo al recorrido iniciado en artículos anteriores, proseguimos nuestro trabajo de presentar las principales características de cada una de las 38 flores de Bach, señalando específicamente sus propiedades terapéuticas y vinculándolas, así mismo, con las distintas disfunciones de la estructura emocional del ser humano.

Así, visto y considerando lo anterior, en esta oportunidad abordaremos la Haya (Beech, en inglés).

 
 

Un elixir sumamente curativo

Por lo que a las propiedades terapéuticas respecta, hablamos aquí de un elíxir cuyo uso está particularmente indicado para la cura de emociones relacionadas con la irritabilidad de la persona. En este sentido, pensemos en caracteres que rápidamente se tornan agresivos o, también, se indignan sin tener para ello mayores motivos, considerando -por otro lado- que el mundo es un lugar en el que abunda el sinsentido (que, a su entender, queda opuesto a su propia perfecta cordura).

Como se verá -atento a lo antes dicho-, se trata de personas que presentan grandes dificultades para sostener relaciones grupales y sociales. Ejemplo de esto suelen ser: sujetos que tienen problemas en sus relaciones laborales y/o de amistad, niños con problemas en su escolaridad, mujeres que están "todo el tiempo" enojadas con sus maridos y, a la inversa, hombres que están "todo el tiempo" enojados con sus mujeres.

Dentro del conjunto completo de las 38 flores de Bach, la Haya se presenta, entonces -aproximándonos desde una perspectiva estructural a las emociones del paciente-, como aquél de los elixires propio para el tratamiento de malestares causados por "la culpa del otro". ¡Y esto es lo fundamental!, ya que si hay algo que caracteriza a la persona irritable es su tendencia -inconsciente la más de las veces- a sentir que sus males tiene causa original y funcional en la presencia de otro concreto.

Más aquí se hace importante señalar -con énfasis- lo siguiente: Bajo la expresión "culpa del otro" no debemos entender siempre un "otro" que el paciente sabrá señalar con claridad (con nombre y apellido) en el correr de su discurso. En este sentido, dentro de las 38 flores de Bach disponibles, la Haya es aquella más indicada para tratar conflictos emocionales en los que el enojo del paciente queda siempre justificado por: "cualquier razón" (ya que el verdadero "otro" es la razón para irritarse y no, necesariamente, alguien en particular).

 

Indicaciones oportunas

 

Por último, es importante poner de manifiesto que el carácter conductual de las personas plausibles de ser tratadas con Haya se caracteriza por una gran falta de compasión en sus relaciones con el prójimo.

La indicación oportuna del elíxir ayudará, en este sentido, a que el paciente logre armonizar la gran descarga de ansiedad que lo inunda permanentemente; ansiedad que es la fuente principal -no cabe duda- de su gran intolerancia y susceptibilidad.