Recomendar
Compartir

genciana de campo
 
 
 

Genciana de campo

En correspondencia con nuestro deseo de presentar un panorama general sobre las 38 flores de Bach, nos llega ahora el tiempo de entrar en la consideración del elíxir que se prepara con Genciana de campo.

Así, de acuerdo al lineamiento adoptado para los artículos previos, señalamos a continuación las indicciones terapéuticas de la mencionada esencia, sobre la base de la estructura emocional de los sujetos apropiados para ser tratados con ella.

 
 

Sanando afecciones emocionales

De entre las 38 flores de Bach, la Genciana de campo se destaca por ser el remedio prescrito para el tratamiento de aflicciones emocionales relacionadas con la tristeza. Señalamos, así, a personas que sufren por causas que -ellos mismos- son capaces de entender. Ejemplos de esto son: Aquellos que han perdido a sus seres queridos, los que han terminado con su relación de pareja y los que se han apartado algún proyecto que por mucho tiempo los motivó.

En relación a lo antes comentado, no parece de relevancia contribuir con este consejo, extraído de la propia experiencia. Así, decimos que -de entre todas las emociones aflictivas- la tristeza es aquella que menos dura y más enseña. Esto ocurre, en realidad, porque para poder sentirse verdaderamente triste hay que "entender" que se estaba haciendo algo que no iba de acuerdo con lo deseado. Y ponemos énfasis en la palabra "entender", porque sin entendimiento no hay "tristeza".

En este sentido, el tratamiento que privilegie a la Genciana de campo por sobre alguna de las restantes 38 flores de Bach, deberá tener siempre presente que la idea es acompañar al paciente en un momento difícil, dándole un remedio que lo ayude a poder "soportar" lo triste.

Visto lo previo desde la perspectiva del discurso, encontramos sujetos lucidos al momento de hablar; personas que reconocen su sufrimiento y no intentan ponerse una máscara, o hacer malabares, para evitarlo. En este sentido, no hay frases ejemplares que mencionar -como ocurre con otras estructuras discursivas que sí tienen frases típicas- ya que la persona se expresa de manera natural y, por lo tanto, con gran riqueza de matices, sin apelar a "muletillas" u "ornamentos" narrativos.

 

Tratamiento apropiado

 

Por último, no queremos dejar de señalar a la Genciana de campo como un elíxir apropiado para la curación de pacientes que -derivado de lo antes analizado- expresan en su relato que "han dejado de creer en…".

Nos referimos a una conclusión a la que llegan muchas veces aquellos que están tristes; verdadera reacción natural -y pasajera- que será bien acompañada por el elixir que acabamos de analizar.