Recomendar
Compartir

flores de bach propiedades
 
 
 

Propiedades de las flores de bach

Con el presente texto es nuestra intención realizar una primera aproximación, de tipo general, a las distintas propiedades de las flores de bach.

Se trata, así, de poder señalar las particularidades esenciales que hacen a este tipo de medicina alternativa, poniendo de manifiesto sus alcances y limitaciones, en la medida que se van dejando claras muchas de las ventajas que este tipo de tratamiento conlleva para la salud de las emociones.

 
 

Propiedades curativas

Las flores de Bach se caracterizan por permitir la estructuración de un tratamiento global de la salud, lo que conlleva el abordaje de los más variados tipos de patología. La estrategia general de curación -creada por el Dr. Edward Bach de acuerdo a las más antiguas tradiciones de la botánica medicinal- parte de la idea fundamental de que la salud de los seres vivos -no solo los humanos- descansa fundamentalmente sobre la armonía de su aspecto emotivo. En este sentido, la palabra "emotivo" quiere poner de manifiesto un sistema o, lo que es decir lo mismo, una interrelación de variables que dan por resultado la salud o, por el contrario, la falta de ella. Así, en la medida que la interrelación de las variables que componen el sistema emotivo tenga armonía, se encontrará un organismo estable, capaz de disfrutar de la experiencia de la vida, mientras que -de manera lógicamente contraria- aquellas vidas estructuradas sobre relaciones inarmónicas experimentaran una existencia sufriente, alterada por sentimientos desagradables.

Visto y considerando lo antes dicho, el tratamiento resultante de las flores de bach tiene por visión fundamental el entendimiento de que en la naturaleza se encuentran disponibles las sustancias necesarias para remediar los males emocionales que afectan a todo organismo. En este caso -como no podía ser de otro modo-, el énfasis queda puesto en una variedad precisa de flores, en las que el propio Dr. Bach investigó la presencia de capacidades curativas. Consideremos sus generalidades.

Como mencionamos más arriba, las flores de bach no deben entenderse como un tratamiento pensando exclusivamente para los seres humanos (ya que según esta cosmovisión todo ser vivo tiene emociones). Así, hablamos de un tipo de medicina alternativa cuyas capacidades alcanzan no solo a los hombres y mujeres de todas las edades, sino también a los animales y -esto es notable- a las propias plantas. En este sentido, existen tratamientos de flores de Bach que -por ejemplo- se muestran sumamente efectivos al momento de tratar la epilepsia de los perros, o también procedimientos específicos que -los resultados experimentales lo ponen de manifiesto- ayudan a mejorar la salud de las plantas "deprimidas" (marchitas).

Pero es en el capo de la salud de los seres humanos donde las flores de Bach logran, sin lugar a dudas, desplegar su mayor potencialidad. Así, su efectividad ha sido reconocida durante casi un siglo en los tratamientos de emociones aflictivas tales como: miedo, angustia, ira, timidez, nerviosismo, dificultades del sueño, la memoria y la confusión, entre otras. Hablamos aquí de un tipo de tratamiento estrictamente relacionado con la medicina homeopática, que logra una integración sumamente efectiva cuando se combina con terapias propias de las ciencias de la psicología humana (incluido el psicoanálisis).

A la par, por lo que respecta al tratamiento de afecciones físicas, las flores de bach deben ser consideradas como una alternativa estrictamente complementaria al tratamiento medico de la medicina convencional, siendo que -debemos recordarlo siempre- su campo de aplicación corresponde al cuerpo emocional de la persona y no -por lo menos de manera directa- al cuerpo físico. Por lo que hace a las dificultades concretas sobre las que las flores de bach han demostrado tener eficacia, podemos mencionar -a modo de ejemplificación general- las siguientes.

Dificultades para concentrarse: Pensando por ejemplo en el joven estudiante que, por situaciones de stress, u otras, encuentra muchas resistencias al momento de avocarse a la lectura y la comprensión de textos. Se trata, sin lugar a dudas, de una de las causas mas frecuentes de consulta.

Jaquecas: Los dolores de cabeza crónicos constituyen una de las patologías más difíciles de abordar para la medicina convencional. En este sentido, las flores de bach constituyen una alternativa muy recomendable al pensar en tratamientos complementarios (lo que no quiere decir que se deje de visitar al neurólogo).

Insomnio: Muchas de las personas que se acercan a tratamientos de tipo homeopático lo hacen porque sufren de dificultades a la hora de irse a dormir. Ya sea porque habiéndose acostado no logran conciliar el sueño, o bien porque se despiertan a las pocas horas y no logran volver a dormir, o incluso en los casos de pesadillas recurrentes. Se trata, en todos los casos, de afecciones relacionadas con la falta de armonía en el cuerpo emocional de la persona.

 

Olvidos recurrentes

 

Pensando en la persona que tiende a perder las llaves, a dejar pasar las fechas de vencimiento de sus facturas o los cumpleaños de sus seres queridos. O incluso quien, al momento de tener que hacer una presentación en público, olvida todo lo que tenía que decir.

Se tarta aquí, sin lugar a dudas, de verdaderas resistencias emotivas que implican "trabas" a lo que la persona desea hacer. Es un tipo de consulta muy común, sobre la que las flores de bach logran mejoras contundentes.