Recomendar
Compartir

flores de bach para la ansiedad
 
 
 

Flores de Bach para la ansiedad

Las líneas que siguen tienen por intención presentar ciertas consideraciones fundamentales al momento de abordar el tema flores de Bach para la ansiedad.

En este sentido, la idea es poder presentar un panorama referencial al respecto de los beneficios que este tipo de terapia homeopática posibilita en la curación de las afecciones referidas.

 
 

Soluciones eficaces

Hablar de un tratamiento con flores de Bach para la ansiedad significa puntualizar uno de los aspectos más frecuentes de consulta, siendo que los trastornos por stress constituyen uno de los males más fuertemente arraigados en la estructura emocional de los hombres y mujeres de nuestro tiempo. De esta forma, cabe enfatizar que –bajo la frase "trastornos de ansiedad y stress"- nos referimos, no a una única patología, sino a toda una verdadera familia de aflicciones, que afectan al individuo tanto a nivel orgánico como a nivel afectivo, pasando así mismo por sus capacidades productivas y sus relaciones interpersonales, ya sea a nivel familiar, de pareja, en el trabajo o en la amistad.

Aproximando el análisis a la consideración de los aspectos orgánicos, cabe destacar que un tratamiento con flores de Bach para la ansiedad implicará una mejora considerable de los problemas de sueño que, usualmente, conllevan los problemas de stress. A la par, lo mismo ocurre con afecciones del orden alimentario, que muchas veces pueden conducir a un aumento desmedido del peso corporal, ya que la ansiedad se manifiesta sobre todo a nivel oral, como un deseo compulsivo de comer, al que la persona apela para apaciguar un poco su angustia. Por otro lado -siempre dentro de los aspectos orgánicos- cabe señalar el mal del tabaco como aquél que, de entre todos, más rotundamente afecta la salud del paciente, deteriorándolo no solo a nivel cardio-pulmonar sino, también, en la forma en que se relaciona con los demás y consigo mismo.

Pasando ahora nuestra atención a las aflicciones de tipo emocional, cabe destacar que un tratamiento con flores de Bach para la ansiedad será una gran ayuda en la curación de todos aquellos malestares relacionados con la angustia. Nos referimos, así, a un verdadero estado del sentimiento, que mantiene a la persona temerosa de su futuro, incapaz de disfrutar, de alegrarse, de relajarse y, en fin, de ser feliz. Por lo que a esto respecta, es imprescindible destacar que el tratamiento con elixires -que es el que aquí nos ocupa- nunca trabaja de la misma manera que lo hacen los medicamentos provenientes de la industria farmacológica denominada ansiolítica. La principal diferencia entre el tratamiento homeopático de las flores y el medicamentoso, de los ansiolíticos, versa en su campo de aplicación y en los tiempos. Así, mientras el primero se enfoca específicamente en la estructura emocional de la persona, el segundo lo hace directamente sobre la estructura física. Por lo demás, en lo que refiere al tiempo, no cabe duda de que la homeopatía conlleva tiempos de espera mucho más prolongados que la farmacología química, sin bien dicha paciencia se ve recompensada por un camino de cura que se transita de forma mucho más conciente lo que, a la postre, conllevará frutos mucho más duraderos. Porque, si bien es cierto que hay pastillas que al tomarlas sacan "inmediatamente" la sensación de angustia, es igualmente cierto que esa misma sensación de angustia vuelve, e incluso se incrementa, cuando el efecto de la droga ha pasado.

En tercer lugar, entrando en los considerandos del nivel de las relaciones sociales e interpersonales, queda indicada la terapia con flores de Bach para la ansiedad en todos aquellos casos de personas que se ven perturbadas por emociones violentas que perjudican su armónica relación con el ambiente humano. Nos referimos, así, a todos aquellos sujetos que experimentan malestares del tipo comunicativo, sintiendo que no pueden hablar con los otros o, también, que esos "otros" no los escuchan. En continuidad con esto, cabe señalar el tratamiento con elixires para aquellos inconvenientes que -derivados de todo lo anterior- conllevan problemas a nivel de la capacidad productiva de la persona.

 

Tratamientos complementarios

 

Por último, siempre se hace necesario enfatizar que un tratamiento con flores de Bach para la ansiedad no debe ser considerado como "enemigo" de otras propuestas de cura sino, por el contrario, como aliado complementario.

En este sentido, cabe señalar a la psicología (y en particular al psicoanálisis) como una de las alternativas terapéuticas que mejor se complementa con la cura del tipo homeopática, ya que el abordaje simbólico y discursivo de las aflicciones permite y potencia las capacidades sanadoras del elixir. Por lo demás, tampoco debe considerarse como "enemiga" la farmacología ansiolítica proveniente de la teoría de medicamentos clásica, si bien es cierto que en la medida que se vaya transitando el camino de cura con esencias florales dicha forma de tratar la ansiedad ira quedando paulatinamente superada (el paciente ya no se verá, así, prisionero de una droga que se experimenta como necesaria para sentirse bien).