Recomendar
Compartir

avena silvestre
 
 
 

Avena silvestre

Siendo el objetivo final la caracterización fundamental de las capacidades curativas fundamentales de cada una de las 38 flores de Bach, cometemos ahora la tarea de señalar las potencias presentes en el remedio que se produce con Avena silvestre.

En este sentido, lo que sigue tiene por intención puntualizar la estructura emocional de las personas apropiadas para el tratamiento con este elixir.

 
 

Un tratamiento que sirve como guía

El remedio de Avena silvestre ocupa el espacio que, entre las 38 flores de Bach existentes, queda señalado para la cura de malestares referidos a la "falta de un norte". Nos referimos, así, a todas aquellas personas que actúan sin ningún tipo de orientación ya que, en verdad, no saben lo que quieren. Se trata, en realidad, de un tipo de aflicción que -a nivel sintomático- está relacionada con los trastornos de ansiedad, si bien las causas fundamentales de su acción reposan sobre un pensamiento turbado por sentimientos encontrados que, las mas de las veces, devienen de problemáticas afectivas relacionada a la familia o la pareja.

Centrando el análisis en la perspectiva del discurso, encontramos relatos desordenados y cadenas argumentativas que "mueren" sin llegar a ningún destino. Se pone de relevancia, así, una verdadera falta de estrategia comunicativa por parte del que habla, lo que, a la par, le resulta extremadamente frustrante y agotador. En este sentido, quien conduzca el tratamiento deberá maximizar su atención para descubrir los mandatos negativos que puedan estar implicando semejante falta de puntos de referencia.

Visto y considerando lo antes dicho, se hace necesario enfatizar que los tratamientos a base de elixir de Avena silvestre requieren, la más de la veces, un trabajo interdisciplinario con alguna de las ramas de la psicología (sobre todo el psicoanálisis) ya que el deseo desordenado y la falta de metas de los pacientes necesitan, además de una posible cura homeopática, un trabajo de entendimiento a nivel simbólico.

 

Homeopatía y medicina

 

En este sentido, nunca está de más recordar que las terapias erguidas sobre las capacidades sanadoras de las 38 flores de Bach no deben considerarse como opuestas a otras del tipo "clásico" sino que, por el contrario, deben reconocerse como complementarias.

Así, en este caso, la mejora del paciente será mucho más pronta y, sobre todo, sostenida, si el tratamiento homeopático se lleva a la par de un trabajo que el paciente deberá realizar analizándose a sí mismo (con la ayuda de un profesional) bajo la sincera pregunta: "¿por qué me pasa lo que me pasa?" y, también, "¿qué es lo que quiero?".