Recomendar
Compartir

alerce
 
 
 

Alerce

El presente artículo, enmarcado en la tarea general de caracterizar las capacidades terapéuticas de cada una de las 38 flores de Bach, tiene por intención poner de manifiesto las posibilidades fundamentales del remedio homeopático cuya composición reside, esencialmente, en el Alerce.

De esta manera, las líneas que siguen están específicamente destinadas -antes que nada- a dilucidar la estructura emocional de las personas indicadas para el tratamiento con este elíxir.

 
 

Sus características distintivas

Dentro del gran panoramaza de las 38 flores de Bach, el Alerce ocupa un espacio de privilegio para la cura de afecciones emocionales relacionadas el autoestima. Hablamos así, de personas que experimentan un agobiante malestar, bajo la sensación de no ser capaces de relacionarse efectivamente con el prójimo.

Considerado el tema desde la perspectiva de un análisis del discurso, quedan de manifiesto relatos que se caracterizan por evidenciar un gran nivel de frustración de parte de quien habla y, a la par, un intenso temor a no estar siendo ni escuchado, ni entendido. En este sentido, frases repetitivas tales como: "no se si me explico…", "quizás no me se expresar", u otras similares, brillan en el discurso a modo de una señal de completa inseguridad. Al mismo tiempo, cabe señalar que la disposición de los discursos se caracteriza -la más de las veces- por una gran presencia de la frustración, en la que persona pareciera "cansarse" si tiene argumentar tal o cual aspecto de lo que dice.

A nivel de un abordaje que ponga el norte en la estructura emocional, los pacientes susceptibles de ser tratados con Alerce se caracterizan por experimentar afecciones relacionadas con la angustia, todo esto derivado de las grandes dificultades que tienen para vincularse afectiva y productivamente con los demás. De este modo, nos referimos a personas que se sienten poco estimadas por sus pares (familiares, amigos, colegas de trabajo e, incluso, parejas).

 

Un elixir de influencias amplias

 

Por ultimo, cabe destacar que las 38 flores de Bach cuentan, en el Alerce, con un aliado importante al momento de tratar malestares emocionales tales como la timidez. Más específicamente -si se quiere- hablamos de un remedio altamente indicado para caracteres temerosos a situaciones que involucran exposición ante los otros (hablar en publico, rendir exámenes, coordinar actividades grupales, etc.).

De esta forma, se aprecia que hablamos de un elixir de influencias amplias, cuyo accionar trabaja -con gran eficacia- en los aspectos interpersonales del sujeto (cómo la persona se ve y considera a sí misma y, desde ahí, cómo ve y considera a los otros).