Recomendar
Compartir

vacaciones antiestres
 
 
 

Vacaciones antiestres

Muchos afirman que una de las mejores formas para reducir los niveles de estrés, es irse de vacaciones, disfrutar de paisajes que nos agraden, y tomarnos una cantidad de días solo para nosotros. Las vacaciones antiestrés existen y pueden planearse en cualquier parte del planeta; podemos elegir lugares paradisíacos que comprendan montañas, playas, mesetas, selva, y mucho más.

Existen sitios aislados, como centros de recreación, spas, hoteles y demás que ofrecen mucho más que un sitio para dormir y comer; algunos resorts incluyen spa de mar, terapias de masajes, actividades relajantes o deportivas, según el caso lo amerite. Y es allí a donde tenemos que enfocar nuestra atención; si deseamos pasar una excelentes vacaciones antiestrés, debemos realizar actividades del mismo tipo, al practicar aquellas que nos ayuden a despejar la mente.

 
 

¿Qué hacer si no nos vamos?

Es cierto que lo mejor a la hora de deshacernos del estrés es viajar, alejarnos lo más que podamos del lugar en donde trabajamos, estudiamos o pasamos la mayor parte del tiempo, pero no todos contamos con un capital económico abultado para lograr este cometido, es por ello que tenemos que encontrar la forma de despejarnos sin irnos de donde estamos. Existen algunas recomendaciones que pueden servirnos para encontrar paz y tranquilidad; una de ellas es cambiar algunos hábitos. Podemos dejar de lado el despertador diario durante las vacaciones y despertarnos de forma natural, respetando nuestro ritmo de sueño y sabiendo que no debemos cumplir obligaciones.

Se recomienda evitar un desfasaje, ya que cuando tengamos que volver a conciliar el sueño para luego despertarnos a un horario determinado se tornará una tarea muy compleja. Para compensar horas de sueño perdidas durante el año, las siestas son una gran ayuda, de esa forma recargamos energía para seguir afrontando el resto del día. En el caso de que no deseemos dormir, se recomienda elegir una actividad tranquila como la lectura, o un pasatiempo, algo que nos relaje. Siguiendo con la agenda de vacaciones antiestrés, no podíamos dejar afuera el ejercicio físico, siempre se debe realizarlo de manera moderada, de esa forma alivianamos tensiones y favorecemos al descanso nocturno. El deporte o la actividad física siempre se recomiendan a personas que son hiperactivas y que necesitan descargar nervios, el movimiento los ayuda a encontrar el relax deseado. La pintura, la danza, la costura, el bricolaje o incluso cocinar, son actividades recomendadas para liberar estrés, y enfocarnos en lo que realmente nos gusta; siempre es bueno ejercitar nuestro lado creativo para favorecer el bienestar y la salud.

¿A dónde viajar?

Si decidimos viajar, debemos tener en cuenta muchos aspectos para decidir entre un destino y otro, y no nos referimos únicamente al lugar específico, sino a la clase de sitio: montañas, playa, bosque. El mundo nos ofrece un sinfín de posibilidades, pero no todas se adaptan a nuestra economía, y a nuestros gustos. Para los amantes de las vacaciones antiestrés 2no tan antiestrés", recomendamos llevar a cabo un turismo más activo, por ejemplo, se podría elegir algún destino donde podamos escalar, hacer rafting, andar a caballo o llevar a cabo alguna expedición. Esto nos mantendría la mayor parte del día ocupados y activos, es cierto que exigimos bastante al cuerpo, pero también liberamos tensiones, asi que no se tornaría contraproducente.

Si no somos amantes de los deportes, podemos optar por vacaciones en la playa; existen destinos en América Latina que nos brindan grandes paisajes y un mar completamente limpio. Brasil, Uruguay, México, venezuela y Cuba, son algunos de los sitios con las playas más hermosas y visitadas; allí nos distenderemos como Dios manda y solo nos dedicaremos al descanso. En caso de aburrimiento, existen algunas actividades de playa como el fútbol, el vóley ball, el tejo y demás, que pueden servirnos para pasar el rato. La selva es un sitio para los más temerarios y aventureros, sin lugar a dudas Brasil ofrece lo mejor en cuanto a esta temática; allí podremos acampar y vivir al aire libre durante algunos días; se podrán realizar expediciones por el amazonas, por ejemplo, conocer alguna tribu nativa y aprender de su cultura. Aquí también podemos hacer viajes en barco, canoas o vehículos marítimos similares y recorrer grandes porciones de este maravilloso país.

 

Destinos más tradicionales

 

Si buscamos algo más tradicional, y recorrer sitios clásicos, podemos viajar a Buenos Aires, Madrid, Paris, Lisboa, Roma, Budapest, Londres y Ámsterdam, entre otros destinos. Todos estos lugares brindan cultura antigua y moderna, poseen mucha historia y sitios relacionados con el arte que no encontraremos fácilmente.

Como podemos apreciar, las vacaciones antiestrés dependerán mucho de lo que deseemos hacer, somos nosotros quienes las planearemos y para ello es necesario contar con el asesoramiento indicado para no desperdiciar ni un segundo de relax.