Recomendar
Compartir

dinamica antiestres
 
 
 

Dinámica antiestrés

Liberarnos del estrés no es una tarea fácil, esto se debe a que nuestro cuerpo guarda muchas tensiones del día a día y para poder eliminarlas necesitamos de algunas prácticas muy específicas. Una dinámica antiestrés es lo que conocemos como un programa de actividades que nos ayuda a alejarnos de las preocupaciones diarias, fomentando la relajación; su objetivo, como su nombre lo indica es eliminar los altos niveles de estrés del ser humano.

A continuación ahondaremos en las diversas dinámicas antiestrés, las cuales van desde ejercicios físicos, pasando por la meditación y terminando en actividades cotidianas.

 
 

Ejercicios de estiramiento para eliminar el estrés

Cuando estamos bajo una situación de gran estrés, son los músculos los que se llevan la peor parte, ya que se llenan de tensiones y empiezan a doler. Actualmente el stretching es una actividad muy practicada por hombres y mujeres para poder relajar fácilmente los músculos de manera adecuada; es así como reducimos su carga diaria. Lo bueno de estos ejercicios es que no se necesita ni de mucho equipo ni de un gran espacio. Lo que se debe hacer antes de empezar a practicarlos es consultar con algún médico, en especias si se sufre de algún problema de postura.

La dinámica anti estrés comienza siempre por los brazos, éstos se deben levantar por sobre la cabeza, los dedos deben quedar entrelazados y ambas palmas hacia arriba. Uno de los principios fundamentales es que los brazos deben estirarse al máximo al menos por 10 segundos. Esta acción tendrá que repetirse al menos cinco veces para que dicha parte del cuerpo y su musculatura encuentren el relax deseado.

Lo que sigue, una vez que se hayan trabajado ambos brazos, son las piernas; para ello, lo primero que debemos hacer es ponernos en cuclillas con las palmas de las manos apoyadas en el piso. Levantaremos una rodilla, en lo posible la izquierda ubicándola cerca del pecho, y extenderemos la derecha hacia atrás. Procederemos a bajar el torso, lo más cerca del suelo que se pueda y nos quedaremos así durante al menos 10 segundos. Una vez concluido este ejercicio, descansaremos y lo volveremos a realizar otras 5 veces por cada pierna.

Nos queda hacer trabajar la cabeza y el cuello, para lograr esto, debemos relajar los hombros dejando que nuestra cabeza gire hacia adelante apoyando nuestro mentón en el pecho. Luego, procederemos a rotar la cabeza lentamente en círculos, sin estirar el cuello. Como pasó con los procedimientos anteriores, debemos repetirlo 5 veces; este ejercicio se debe hacer rotando la cabeza en dirección opuesta también 5 veces.

La espalda es otra parte física que debemos relajar y es parte de cualquier dinámica antiestrés que llevemos a cabo, para empezar lo primero que debemos hacer es recostarnos con los pies apoyados en el piso, siempre boca arriba. Recogeremos las rodillas todo lo que podamos, y luego empujaremos la zona lumbar hacia el piso y permaneceremos de esa forma durante 10 segundos al menos, una vez hecho este procedimiento, se volverá a repetir 5 veces más.

 

Dinámica antiestrés del día a día

 

Existen algunos conceptos que hacen a una dinámica antiestrés diaria, los mismos los detallaremos a continuación y le ayudarán a usted a que pueda afrontar todos los desafíos de una manera mucho más relajada y con una mirada más optimista. El primer punto que debemos tener en claro es "disfrutar cada día", y como bien la oración lo indica, es poder sacarle el jugo a lo mejor de cada cosa que nos pase durante ese día, valorar lo positivo sobre lo negativo. Algo que nos puede ayudar es levantarnos un poco antes de lo habitual, de esta forma podremos empezar el día sin apuros, relajados. Si podemos, lo ideal es dejar un poco de tiempo extra por día, para poder practicar algunas actividades que nos sean placenteras o que nos gusten, esto nos brinda una gran sensación de felicidad. Aprender a decir que "no", es fundamental si lo que buscamos es eliminar el estrés de nuestras vidas; no debemos comprometernos ante situaciones que no sabemos si podremos resolver, evitemos los proyectos innecesarios y que favorecen estados de nerviosismo.

Simplifica tu vida y delega tareas: dos conceptos muy valiosos y que se relacionan con el anterior; si vemos que no podemos, no lo hacemos, pidamos ayuda, nunca está de más. Organizar nuestro tiempo es parte de una rutina antiestrés, no nos alborotemos y tratemos de hacer varias tareas al mismo tiempo, esto es contraproducente, ya que al querer hacer todo, terminamos haciendo nada. Descansar lo suficiente es también algo que debemos hacer; durmamos las horas que necesitemos, ni más, ni menos; si no podemos conciliar el sueño, los baños relajantes mediante aceites o sales nos ayudarán. La buena alimentación, también favorecerá a una eficaz dinámica antiestrés, cuando estamos mal alimentados sentiremos que nos falta fuerza para afrontar la jornada, lo que generará un estado de malestar.