Recomendar
Compartir

camas anti estres
 
 
 

Camas antiestrés

Dormir bien es parte de nuestro descanso necesario, no podemos pensar en el mañana si no tuvimos una buena noche; cuando descansamos lo que hacemos es liberar tensiones, dejar el estrés de lado y poder tener las horas de sueño necesarias para que al otro día, todo sea más fácil.

El problema surge cuando no conciliamos el sueño o no dormimos las horas necesarias; esto puede ocurrir por varios motivos: mucho nervisismo, estrés, ansiedad o incluso por tener una cama inadecuada. Las camas antiestrés están diseñadas para que podamos dormir la cantidad de horas necesarias sin tener que levantarnos luego con dolores de espalda, columna, cintura o extremidades.

 
 

Camas antiestrés para dormir

Pero decimos a su vez que el mercado no ofrece solo un tipo de cama antiestrés, las mismas se dividen en dos clases: las que están destinadas al descanso nocturno y las que se emplean en los centros de spa o terapéuticos, cada una con diferentes aplicaciones y características. Nosotros nos enfocaremos en las de uso cotidiano y popular.

Las camas antiestrés para descansar tienen una apariencia tradicional, lo que cambia aquí es su composición en cuanto a materiales. Debemos asegurarnos que a la hora de dormir, relajemos los músculos y eliminemos el cansancio, a su vez, remarcamos que el buen descanso tiene un impacto positivo en el cerebro. La cama o el colchón deben sostener el peso de nuestro cuerpo de una forma equilibrada y permitir que la espina dorsal mantenga su correcta posición, es decir, debe estar alineada. La cama antiestrés posee una vida útil de no más de 10 años, una vez pasado ese tiempo, se la debe reemplazar por otra; se ha comprobado que dormir en una cama con las características correctas nos hace ganar no menos de 50 minutos de buen sueño, es por ello que invertir en su compra es invertir en nuestra salud. Una cama antiestrés puede ser blanda, dura, con resortes o elásticos, lo que debe garantizar es el descanso pleno; todas las partes de nuestro físico deben tener un soporte adecuado: si el colchón es demasiado blando, la columna se hundirá, pero si a su vez compramos uno muy duro, la misma no descansará correctamente. El tamaño también es vital, siempre es mejor que la cama tenga espacio de sobra a que nos quedemos con partes de nuestro cuerpo fuera de la misma a la hora de dormir.

Estructura

Los materiales que posea una cama antiestrés (nos referimos a estructura y colchon) variarán dependiendo el modelo, pero coincidimos en que debe contar con un aislante para brindar mayor resistencia y protección, espuma de poliuretano para mejorar la suavidad. Y por último una espuma perfilada que nos ayudará a mantener la columna en su posición correspondiente, favoreciendo la buena postura y el soporte de la cabeza, el tronco y las extremidades. Existen algunas características opcionales a la hora de comprar una cama antiestrés, éstas dependerá en gran medida de nuestras necesidades físicas; por ejemplo, podemos comprar camas con colchones anti alérgicos (o anti ácaros), retardantes del fuego (para mayor seguridad) o anti mosquitos, entre muchos otros modelos.

Las camas anti estrés pueden estar fabricadas en espuma, latex, resortes, pocket o SS (super side system). La espuma es un material que se hunde fácilmente y es por ello que podemos encontrar diferentes densidades, los más aconsejables son los que poseen mayor dureza ya que con el tiempo el colchón se ablandará progresivamente. Los de látex poseen un núcleo de dicho material asegurando flexibilidad y adaptación al cuerpo. Los de resortes, por su parte, al estar unido o interconectados, trabajan en conjunto. Son los más recomendables ya que permiten una excelente transpiración lo que conlleva a una ventaja a personas que sufren de sudoración. Los de tipo pocket son bastante nuevos y consisten en un marco de poliuretano y poseen resortes de tipo independiente, es por esto que cuando uno se mueve en la cama, el que se encuentra a nuestro lado no lo percibe. Por último tenemos el modelo SS, el más tecnológico de todos, aseguran los expertos que es la cama antiestrés por excelencia ya que permite alcanzar un descanso y confort óptimo debido a su fabricación con poliuretano no convencional el cual nos brinda una sensación de suspensión e ingravidez cuando nos disponemos a dormir.

 

Eligiendo la cama para usted

 

Elegir una cama antiestrés no es tarea sencilla, y es por ello que brindamos toda la información posible para que pueda optar por el que más lo beneficie; existen muchos más modelos y a su vez otros materiales que pueden favorecer al sueño y al buen descanso.

Lo correcto y más recomendable, es que se pruebe cada cama o colchón antes de tomar la decisión final, evaluar cómo lo sentimos, la marca (es fundamental que ésta nos garantice durabilidad), su confección y demás aspectos.